Pin It

4579611880_1f65492f53_z

Hablemos sobre el sapo que murió en una olla con agua caliente. El pobre anfibio pegó un brinco y se escapó cuando lo trataron de meter en una olla con agua caliente. Entonces, ¿cómo fue que murió en esa misma olla con agua caliente? Sencillo, volvieron a poner al sapo en una olla, pero esta vez, el agua estaba con una temperatura al tiempo. En los próximos 90 minutos, el agua comenzó a calentar apenas una fracción de centígrado por minuto. Al final de la hora y media, el pobre sapo estaba muerto.

Así mismo, el pecado es capaz de ‘matarnos’ lentamente sin nosotros darnos cuenta. Si de un día a otro, alguien nos acusara de estar en error, pegaríamos un brinco defendiendo nuestra inocencia y nuestro disgusto de tal error. Pero si nos descuidamos y un día dejamos que una pequeña cosita estorbe nuestras vidas, luego permitimos otro ‘errorcito’ en nuestro andar, después ya dejamos de percibir si algo es pecado o no, entonces terminamos luchando a diario tratando de convencernos sobre nuestra inocencia, pero el pecado se ha adueñado, dejándonos entumecidos o dormidos. Estamos muertos a la verdad, a la felicidad, a la vida abundante que Dios prometio.

¿Que hacer?
No todo está perdido siempre y cuando busquemos hacer lo que Dios nos dice en su Palabra.

→Confiesa y apártate del mal. 

“El que encubre sus pecados no prosperará;
Mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia.” Prov. 28:13

“Confesaos vuestras ofensas unos a otros y orad unos por otros, para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede mucho.” 5:16

“…Entonces Jesús le dijo: … vete, y no peques más.” Juan 8:11

 →Teme a Dios. Si, Él es bueno y misericordioso, pero a nosotros nos toca temerle y obedecerle. Que Él decida cómo y cuando nos extenderá su gracia y misericordia. Él escudriña nuestros corazones y sabe cuando actuamos en ignorancia o en rebeldía y desobediencia.

“El temor de Jehová es el principio de la sabiduría,
Y el conocimiento del Santísimo es la inteligencia.” Prov. 9:10

→Presta atención y respeta a quienes Dios quiere usar para seguir trabajando en tu vida.

“Donde no hay dirección sabia, caerá el pueblo;
Mas en la multitud de consejeros hay seguridad.” Prov. 11:14

“ El que anda con sabios, sabio será…” Prov. 13:20

“…en la multitud de consejeros está la victoria.” Prov. 24:6

→Selecciona bien tus influencias.

“No erréis; las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres.” 1 Cor. 15:33

“… Mas el que se junta con necios será quebrantado.” Prov. 13:20

 ”…el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo.” Fil. 1:6

fotografía por  jronaldlee

¡Comparte con tus amigas!

Share to Google Plus
Share to MyWorld

{ 0 comments }

Pin ItHerencia de Jehová son los hijos...¡Bienaventurado el hombre que llenó su aljaba de ellos! Salmos 127:3,5
Herencia de Jehová son los hijos…¡Bienaventurado el hombre
que llenó su aljaba de ellos! Salmos 127:3,5

 

Dios puso en mi corazón escribir y compartir algunos aspectos que El me ha enseñado a través de esta travesía de no poder tener hijos.

A veces cuando miro una mujer embarazada, o bebés recién nacidos, me da tristeza. Mayo es un mes difícil ya que es el mes que celebran el día de la madre y por todos lados veo publicidad de mamás con bebés. Cuando pasa el tiempo y el bebé que tanto anhelo no llega, o cuando algunas personas imprudentes me hacen algún comentario al respecto, y el saber que el reloj biológico avanza, me pone nostálgica. Y si a eso le agrego el factor de las hormonas, que a veces ni yo misma me entiendo, hay muchas situaciones internas y externas que siempre me tocara enfrentar. Con todo esto y mucho más, solo la ayuda de Dios puede cambiar mi actitud y ánimo para seguir adelante, por eso debo ir urgentemente día tras día hacia El que es la fuente que aclara mis dudas y aquieta mi alma.

Hay tres grandes tesoros que Dios me ha mostrado, espero te sean de bendición en tu vida:

1. SER DE ÁNIMO PARA MI ESPOSO

Si mi esposo está de buen ánimo y tranquilo, y yo me pongo triste por no poder ser mamá, ha aprendido a no contarle de inicio, porque no le quiero transmitir mi tristeza. Mejor voy donde Dios primero, derramo mi corazón ante El, espero que me responda en su Palabra y dejo que él me anime, hable y consuele. Esa experiencia me sirve para luego ir donde mi esposo, compartirle con ánimo como me sentía y como Dios me habló, y le sigo animando a estar tranquilo, a confiar y esperar en Dios.

2. DIOS ENTIENDE MI DOLOR

Mi esposo generalmente se duerme primero que yo. Una noche, una situación me llevó a estar muy triste por no poder ser mama, y empecé a llorar, y a llorar. Es bien difícil no poder tener hijos, siempre me los he imaginado de pelo rizado, de personalidad serena y nobles, como mi esposo. La mente a veces es cruel. En mi llanto le decía a Dios “no entiendo, yo te creo, yo sé que estoy dentro de tu voluntad, pero ¿por qué a veces me siento tan triste por no ser mamá?” Casi no pude dormir, y al día siguiente me levanté temprano y le dije a DIOS: NO QUIERO HABLAR, SOLO QUIERO ESCUCHARTE ESTOY MUY, MUY TRISTE. Abrí la Biblia y me encontré con Proverbios 30:15-16, esto es o que Dios me dijo:

“La sanguijuela tiene dos hijas que dicen ¡Dame! ¡dame! Tres cosas hay que nunca se sacian;… la matriz estéril, …”

Fui a buscar las características de la sanguijuela, ¡mira lo que encontré!: La sanguijuela tiene un comportamiento inusual en un invértebro, ellas cuidan, proporcionan alimento, transporte, y protección a sus crías. Ya nacen con ese instinto. ¡wow! Dios me calmó, me hizo entender que es normal que me sintiera así, el deseo de ser madre siempre estará allí, por naturaleza, las mujeres tenemos ese instinto, desde pequeñas jugamos con muñecas, algunas somos como mamá gallina cuidando a los amigos y hermanos. Dios trajo paz a mi corazón ese día, entendí que Dios entiende cuando me pongo triste, cuando lloro por desear poder tener un hijo, cuando mi mente se echa a volar imaginando como serían. Él creó a la mujer con el instinto de ser madre. Luego lloré largamente pero de agradecimiento de saber que Dios entiende mi dolor, que Él sabe que ese anhelo esta allí latente, que me escucha. ¡Dios es real!

3. DIOS ME DICE QUE ME ALEGRE POR NO TENER HIJOS

Otra de las tantas veces que me he levantado llorando, le decía a Dios que me quitara esa tristeza, que tenía mucho por qué agradecerle, pero aun me sentía triste. Y El inmediatamente me llevó a Gálatas 4:27:

«¡Alégrate, oh mujer sin hijos, tú que nunca diste a luz!
¡Ponte a gritar de alegría, tú que nunca tuviste dolores de parto!
¡Pues la mujer desolada ahora tiene más hijos que la que vive con su esposo!»

Dios me habló a través de su Palabra y me dijo: “María, no estés triste, ALEGRATE, REGOCIJATE EN MI, GRITA DE ALEGRIA…YO TE TENGO SIN HIJOS porque es mi voluntad, yo quiero que me agrades así como estás, que estés alegre, que te goces en mi, que te alegres sin hijos, yo quiero hacer realidad este verso en ti.”

DIOS cambió mi lamento en baile. ¡Gloria a mi Dios!

4. VIVE POR FE

No sé donde estaría hoy si no fuera por la Palabra de Dios, ella es la que me reanima, redarguye, levanta, restaura, la que cambia mi tristeza en gozo, la que me da esperanza. La palabra es viva y eficaz, debo vivir creyendo lo que dice porque es DIOS HABLANDO.

“A la mujer sin hijos le da una familia
Y la transforma en una madre feliz.
¡Alabado sea el SEÑOR!” Salmos 113:9

Sigo y seguiré esperando el milagro de poder ser madre, pero mientras lo espero, aprendo a vivir un día a la vez, aprendo a esperar con gozo y gratitud a mi Dios, anhelo ser una Mujer Agradecida, tengo mucho porque estar agradecida con Dios.

“Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve…Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan.” Hebreos 11:1,6.

No lleves tu carga sola, ve al Señor entrégasela a Él, El es el único que puede cambiar nuestro dolor en alegría, nuestro lamento en baile, nuestra angustia en esperanza, nuestra tristeza en gozo. 

Con Amor,
María De La Luz Bonilla

Mayuz

 

¡Comparte con tus amigas!

Share to Google Plus
Share to MyWorld

{ 0 comments }

¡Una hija es suficiente!

by on May 10, 2014

Pin It

Screen shot 2014-05-10 at 12.40.55 PM

Por Aure Linda de Posadas

Cuando estaba soltera, le pedía a Dios me diera la oportunidad de casarme y tener una familia grande. Al principio mi deseo era tener 4 hijos;  pero, ya que no me casé tan joven, al final decidimos con mi esposo que solo íbamos a tener 2 hijos.  Seis meses después de casarnos, DIOS nos concedió el privilegio de tener una hija, una preciosa hija que llegó a iluminar nuestro hogar. Aproximadamente un año y medio después de tenerla, comenzamos a buscar nuestro segundo hijo. Y lo intentamos por casi dos años, pero nada sucedía. En ese momento busqué ayuda médica, pero los exámenes revelaron que tenía serias dificultades para embarazarme de nuevo, y que en caso de hacerlo, podía haber complicaciones que podían afectar mi propia vida. Así que la decisión era, arriesgarme e intentarlo a toda costa, o aceptar la idea de quedarme solo con una hija. Al principio fue difícil, ya que el deseo de tener otro hijo seguía intacto en mi corazón. Pero recordé un verso que dice que la voluntad de Dios es: ¡Buena, agradable y perfecta! (Romanos 12:2), así que decidí aceptar la buena voluntad de Dios en mi vida.

Y no voy a negar, que al conocer de amigas que tenían varios hijos y salían embarazadas de nuevo (muchas veces sin buscarlo), yo me preguntaba: ¿Y por qué a mí solo me diste una hija? Sin embargo, comprendí que en lugar de reclamar lo que no tenía, debía agradecer lo que tenía, pensando que hay mujeres que no pueden tener hijos, y aun así son personas alegres y agradecidas. Eso comenzó a cambiar mi forma de ver las cosas.

Ahora puedo dar testimonio de que lo mejor en toda circunstancia, es aceptar con alegría la voluntad de Dios para nuestras vidas. ¡Él sabe lo que hace y por qué lo hace! Y aunque ahora lo difícil es explicarle a mi hija por qué no tiene hermanitos, tratamos de hacerla sentir especial, diciéndole que ella es un gran regalo que Dios nos dio. Y ya que solo tiene 5 añitos, a mi esposo, a mi madre y a mí nos toca hacer el papel de “hermanitos” jugando con ella toda clase de juegos, a toda hora del día. Pero también se está convirtiendo en mi “apoyo” en el hogar, ya que a su corta edad me acompaña y me ayuda en los quehaceres de la casa.

Por eso ahora, con mucha alegría y agradecimiento puedo decir… ¡Una hija es suficiente! Ya que ella sola tiene todo el amor para darnos!

¡Comparte con tus amigas!

Share to Google Plus
Share to MyWorld

{ 0 comments }

¿Por qué tantos hijos?

by on May 9, 2014

Pin It

JimG

El comediante Jim Gaffigan tiene 5 hijos; así es cómo él responde a la pregunta del millón: “¿Por qué tantos?”:

“Bueno, ¿¿POR QUÉ NO?? Supongo que las razones en contra de tener más hijos siempre parecen aburridas y superficiales. ¿De qué exactamente me estoy perdiendo? ¿Dinero? ¿Un par de horas más de sueño? ¿Una comida más pacífica? ¿Más cabello? Esto no es nada comparado con lo que recibo de estos cinco monstritos que gobiernan mi vida. Creo que cada uno de mis cinco hijos me ha hecho un mejor hombre. Así que me imagino que sólo necesito tener otros treinta y cuatro hijos más para llegar a ser un tipo bastante decente.”

Esta foto y relato (originalmente publicado por Enfoque a la Familia en el 2013), lo he visto compartido via Facebook varias veces esta semana. Sinceramente, cada vez que lo veo me hace sonreír. Me identifico en un 100%.

Cuando tuve a mi primer hija, todo el mundo nos felicitó con gran entusiasmo y alegría. Cuando tuve a mi segundo hijo, todos nos felicitaron por tener la ‘parejita’. Cuando tuve a mi tercer hijo, todos nos felicitaron por tener una familia ‘tan grande’. Cuando esperábamos a nuestro 4 hijo, pocos nos felicitaron sin antes preguntar “¿por qué tantos?” o “cuántos van a tener finalmente?”

Rivera2013

Ahora que esperamos nuestro 5to hijo, aunque estamos increíblemente contentos y agradecidos con Dios por otra bendición más, estuve tentada a esconderme bajo una piedra por 9 meses, para no tener que lidiar con los comentarios. Y los he escuchado todos: ¡No es posible! ¿estás loca? ¡estás loca! ¿pero qué piensan? ¡Pobre! ¿segura que tu esposo quiere tantos hijos? ¿cual es tu verdadero motivo para tener tantos?

<Suspiro> 

Tristemente, muchas de las personas no preguntan para obtener la verdadera o inteligente respuesta. Al seguir platicando con éstas personas, me doy cuenta que me juzgan según sus fuerzas y sus intereses (porque siguen sus comentarios de algo como “yo nunca pudiera…”, etc,), y no de acuerdo a lo que Dios ha escogido darme: un fabuloso esposo quien desea una familia numerosa, 5 hijos a quienes adoro y lo más importante, tengo vida eterna a través de Jesucristo, y Su guía, paz, dirección, fuerza, gozo, perseverancia, diligencia, humildad, y MUCHO más, a través de Su Palabra mientras crío a mis hijos. 

Más preguntas: 

-¿Por qué tantos hijos? Porque así lo ha permitido Dios.
-¿Cuántos van a tener? No se, Dios aun no nos ha dicho.
-¿No es más difícil con tantos hijos? No se, ya no me acuerdo qué es tener menos hijos. Lo que sí sé es que Dios me ha ido dando las energías y la fortaleza a medida que  lo he necesitado. También sé que cada uno de mis hijos aporta grandemente a la vida familiar, no lo hago sola, lo hacemos todos juntos.
-¿Y qué de tus sueños e intereses personales? Cada uno de ellos se siguen haciendo realidad, y  tener a mis hijos como mi fuente de inspiración y ánimo no tiene precio; valoro mucho la oportunidad de ser ejemplo ante ellos al alcanzar las cosas que Dios me ha encomendado (en forma de sueños y metas).
-¡Los hijos son tan caros! No cuando los criamos a que sean seguidores de Cristo y no del mundo. Con cada uno de nuestros hijos Dios ha ensanchada nuestro territorio, aun económicamente.
-Pero tu puedes porque tienes la ayuda de tu familia. ¡Claro que sí! Las decisiones que mis padres tomaron en mi propia crianza y en su estilo de vida y las propias convicciones de mis hermanos me permiten contar con el apoyo de ellos en muchas ocasiones. Y si eso es algo, también cuento con la GRAN familia de la fe. Todas tenemos acceso a este apoyo, Dios así lo diseñó.
-Pero yo no estoy nada joven, ya no tengo fuerzas. Yo tampoco retrocedo en edad, por eso es una alta prioridad en mi vida cuidar mi salud: mis huesos, mi mente, mis emociones y mi nutrición. Mi familia y Dios lo merecen, no es por mi, es por ellos.
-¿Pero no te cansan tus hijos? Todo en esta vida cansa, hasta el aburrimiento. Prefiero cansarme con la satisfacción que mi labor hace eco en la eternidad.
-¿Entonces tu crees que todas las mujeres deben tener todos los hijos que puedan? ¡Claro que no! Esto es algo muy personal entre cada familia y Dios. Dios ha diseñado a familias de todos tamaños, colores y sabores :) ¡Ese es nuestro Dios creativo! Lo importante es escuchar y atender a la dirección y voz de Dios, y no a la del mundo o a la de mi propio egoísmo.
-¿Hay algún problema con las mujeres que no pueden tener más hijos? ¡Claro que no! Nuevamente, Dios diseñó a cada familia de forma distinta y especial, única en su Creación. Esto hay que celebrarlo, no menospreciarlo. (Lee aquí sobre una madre que solo tiene una hija o puedes leer aquí sobre una esposa que lleva muchos años anhelando ser madre).
-A mi me encantan los hijos. ¡A mi también! Y la gran ventaja que tenemos es que Dios nos cuida, protege, provee, da dirección, la paciencia necesaria y la sabiduría a través de Su Palabra y de otras personas maduras para hacer nuestro mejor (no perfecto) trabajo criando a Sus hijos para honra y gloria suya y para la expansión de Su Reino de este lado de la eternidad.  

¡Comparte con tus amigas!

Share to Google Plus
Share to MyWorld

{ 0 comments }

Pin It

2540055580_8ea9caee01_z

 

“Si deseas que tus hijos crezcan a ser adultos temerosos de Dios, tienes que comenzar a planificar ahora que están pequeños. Comienza a definir tu visión para tus hijos:

¿Cómo puedo desarrollar su carácter?
¿Cómo los voy a instruir en las verdades Bíblicas?
¿Cómo los voy a entrenar en justicia y moralidad?
¿Cómo los puedo inspirar con una visión de la vida basada en la Biblia?
¿Cómo les voy a enseñar a que sirven a otros?
¿Cómo voy a fortalecer su relación con Dios y con los demás?
¿Qué tradiciones debemos celebrar para enfatizar nuestras convicciones?
¿Cuál es la mejor educación para mis hijos?
¿Cómo voy a ordenar nuestras rutinas de la casa y nuestro estilo de vida?”

~Sally Clarkson

Cuando se trata de crianza, podemos criar a personas que harán grandes cosas en su vida por la humanidad a través de su servicio apasionado a su prójimo, usando todos los talentos que Dios les ha dado… o podemos solo criarlos y prepararlos para que simplemente sobrevivan esta dura vida. Una gran responsabilidad descansa en la esencia de la crianza que estamos brindando.

Es posible ser sabia e inteligente y mirar hacia el futuro con entusiasmo, esperanza y valentía. La única forma de lograr esto es con una visión clara sobre la crianza. Toma el tiempo necesario para planificar y así saber como tomar acción. Y si, a menudo hay que afianzar esta visión, pero lo importante es tener claridad del destino deseado.

Así que nunca cesemos de hacer cambios radicales de visión y compromiso en nuestra crianza. Decide si vale la pena pagar el precio de hacer las cosas diferentes a como las hace el mundo. Y aunque no sea siempre fácil o la gente no comprenda el por qué de nuestro estilo diferente de vida, recuerda que es por amor a Dios y a nuestros hijos que lo hacemos. No olvides considerar la alternativa: dolor y sufrimiento a largo plazo en la vida de nuestros amados hijos. ¡Esta no tiene que ser la historia de tu generación! Dios está contigo, te ha equipado con muchos principios en su Palabra y te quiere dar un futuro lleno de bienestar.

foto por  sciencesque

¡Comparte con tus amigas!

Share to Google Plus
Share to MyWorld

{ 0 comments }

Hablando de sujeción…

by on May 2, 2014

Pin It

8287644857_c1c4c7d2ce_z

por Nohemy de Caballero

Uno de estos días alguien me contó un suceso y al concluir dijo: “Por eso a veces es bueno sujetarse.”

Esas palabras quedaron sonando en mi mente y comencé a investigar qué decía Dios en Su Palabra respecto a este tema. A continuación les detallo lo que encontré y lo que El ya me había enseñado por medio de ejemplos a mi alrededor y en mi experiencia personal.

Yo considero que la sujeción es como un cinturón de seguridad, uno no se “ahorca” con él, sino que se lo coloca para protegerse. La mayoría de nosotros no utilizamos el cinturón sin motivo alguno; lo hacemos porque conocemos que la ley de tránsito lo ordena. Y aunque no siempre lo admitamos, en lo más profundo de nuestro ser, sabemos que en caso de un accidente, podríamos salvar nuestras vidas y las de nuestros acompañantes.

Del mismo modo, a la esposa Dios le dio la orden de sujetarse a su esposo:

“Así como la iglesia se somete a Cristo, de igual manera la esposa debe someterse en todo a su marido.”
Efesios 5:24 NTV

No hay ningún tono de sugerencia aquí, ¡es un mandato! Si hemos decidido obedecer, vamos a ser testigos de cómo esta sujeción nos protege y cuida a los nuestros, ¡al punto de salvar nuestras vidas y matrimonios!

Justo antes de casarme, yo tenía mis propias conclusiones a cerca de la sujeción, las cuales iban más o menos así:

Si mi esposo esta en lo correcto, por supuesto que me voy a sujetar “ese es el diseño de Dios”; ahora bien, yo no pienso seguirlo cuando sepa que él está en un error, ¡lógicamente! “Lógicamente” ¡yo estaba equivocada!

Escogiendo los arreglos para la boda una sabia amiga, temerosa de Dios, me dijo algo que, gracias a Dios, se grabó en mi mente y corazón:

“Yo me sujeto a mi esposo tenga o no la razón. Si al tomar decisiones él se equivoca y yo me sujeto, Dios va a permitirnos lidiar con las consecuencias del error, pero al final va a tener misericordia de ambos por mi actitud de obediencia.”

10 años más tarde, con toda convicción y más que comprobado, ¡puedo declarar que esto es una realidad y que los principios de Dios funcionan!

Y con la misma sinceridad del Apóstol Pablo puedo decirles:

“Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.”
Filipenses 3: 13-14 

Atendamos al llamado de Dios para las esposas = ¡La Sujeción!

Preguntas de rigor: ¿y qué si mi esposo me golpea?, ¿o me pide hacer algo inmoral?, ¿o me quiere involucrar en un negocio ilegal?
Respuesta: Si en algún momento tu esposo te pide hacer algo que va a lastimar a alguien más (a ti misma o a otros), definitivamente no es la voluntad de Dios y tendrás que obedecer a Dios antes que a tu marido, según Hechos 5:29. (Primero obedezco a Dios y luego a mi esposo, La Biblia nunca se contradice).

1508142_10152028756501931_4035089938322127913_n

Nohemy es una feliz esposa y madre de dos bellos hijos. Juntos como familia, sirven a Dios y son un ejemplo a seguir.

 

 

 

 

 

fotografía por  Nhoj Leunamme == Jhon Emmanuel

¡Comparte con tus amigas!

Share to Google Plus
Share to MyWorld

{ 0 comments }

Amor, romance y matrimonio…para solteras – Parte 3 (Hablemos más del tema)

April 28, 2014

Pin It Parte 1   Parte 2 por Josué Sierra Hablemos Más del Tema: Vivimos en una cultura que es antagonista al matrimonio, y las normas culturales y sociales para jóvenes no siempre ayudan o animan a los jóvenes en el proceso de buscar matrimonio. Por esto, no tengas miedo de expresar tus observaciones acerca […]

¡Comparte con tus amigas!

Share to Google Plus
Share to MyWorld
Read the full article →

Amor, romance y matrimonio…para solteras – Parte 2 (Los Secretos de Un Príncipe Azul: Consejos para el matrimonio)

April 24, 2014

Pin It  Parte 1 Parte 3 por Josué Sierra Los Secretos de Un Príncipe Azul: Consejos para el matrimonio Si le preguntas a mi esposa, estoy casi seguro de que ella te diría que si fui, y aun soy, su “príncipe azul”. Y aunque quisiera poder decirte que nuestro romance fue “fríamente calculado”, la realidad […]

¡Comparte con tus amigas!

Share to Google Plus
Share to MyWorld
Read the full article →