Mujeres Que Inspiran

Mujeres que inspiran: Violeta Guerra

September 2, 2015
Pin It

VioletaGuerraWeb Size

Violeta, nacida en Santo Domingo, República Dominicana, es una escritora, autora y conferencista de mujeres. Es además la fundadora y presidenta del ministerio Maestras del Bien, que tiene como objetivo principal “rescatar los valores bíblicos de la mujer” (Tito 2:3) mediante la sana y correcta exposición de la Palabra de Dios.

Como encargada de este ministerio sirve junto a un grupo de mujeres valiosas, de fe y de honor que viendo el deterioro en los matrimonios, hogares y sociedad han sentido el llamado de Dios de animar y afirmar a las mujeres a caminar en valor y confianza, y a captar y desarrollar su verdadera identidad como hija de Dios y pilares de la sociedad.

Su pasión por las almas le ha permitido servir como profesora de escuela dominical y grupos femeniles. Durante varios años condujo el programa radial Momentos de Reflexión, ha escrito para la revista Sendas de Luz y ministerios con énfasis en el feminismo bíblico como Aviva Nuestros Corazones, Ezer y recientemente en La Coalición Hispana por el Evangelio.


Violeta se caracteriza por su alegría contagiosa, su don de servicio y hospitalidad, y la clara exposición bíblica. Su amor por la Palabra de Dios y el Señor Jesús han caracterizado su trayectoria de fe. El anhelo ardiente de su corazón es alcanzar, ministrar y equipar a las mujeres de habla hispana, hacia su plenitud como mujer felíz, extraordinaria y sabiamente diseñadas por Dios.

Desde el año 1992 reside en la ciudad de Miami, Florida donde sirve activamente en su iglesia local y desde donde preside el ministerio Maestras del Bien.

Feature, Mujer Virtuosa, Relación con Dios

De Regreso al Jardín

August 31, 2015
No es fácil volverse atrás y nadar en contra
Pin It

Por Violeta Guerra de Maestras del Bien

La mejor manera de comprender algo, es entendiendo el propósito por o para lo cual fue hecho. Para comprender la raza humana entonces, es importante entender el propósito de Dios al crearla.

El libro de Génesis, además de ser la introducción a la Biblia y la base de todas sus enseñanzas, es el recuento de la creación de Dios. Entre la infinidad de enseñanzas allí encontradas, resaltan dos “muy” importantes:

  1. la vida del hombre no está funcionando de acuerdo al plan ni intención original de Dios.
  2. Dios aún desea su versión original.

Por eso cuando en Mateo 19:3-6 los fariseos le hicieron a Jesús la pregunta sobre el divorcio, él les contestó citando a Génesis 2:24; llevándolos al inicio. Así que Génesis presenta todo lo relacionado con el matrimonio, la familia, sus integrantes e interrelación de acuerdo al diseño de su Creador.

Al igual que la pregunta de los fariseos, la polémica feminista suscitada en las últimas décadas junto a la desmoronamiento de la familia y la sociedad, nos hace regresar de nuevo al comienzo; a los 3 primeros capítulos de Génesis para redescubrir lo que la Biblia enseña referente a los géneros, y en especial sobre la mujer. Esto es importante porque la problemática que compete a la mujer y la familia es de orden teológico y no sociológico.

Comprobado está que la filosofía mundana de la felicidad nos ha hecho infelices, y sus teorías feministas nos han esclavizado y devaluado. Si a esto sumamos todo el bombardeo de los medios publicitarios astutamente dirigidos por el príncipe de este mundo, nos daremos cuenta que pocas son las esperanzas que como mujer tenemos de alguna vez sentirnos satisfechas con quienes somos o lo que ya tenemos. Pareciera que la moda que nunca pasa es la de sentirnos “insatisfechas”.

Ese tampoco fue el plan ni la intención de Dios cuando nos creó. En la base y el centro de su diseño estaba la plenitud y el gozo; la comunión íntima con él y la más profunda identificación y satisfacción de los cónyuges entre sí. Pero la mujer y el hombre descuidaron todo lo que ya tenían por buscar lo que el mayor publicista de este mundo les hizo creer que les faltaba (Gn 3:4-6). Mas si bien es cierto que Dios da o retiene por razones específicas dentro de su sola potestad, con toda seguridad podemos creer que él siempre nos dará todo lo que necesitemos para los propósitos que nos haya llamado (Sal 84:11, Job 1:21).

Dios nos creó para tener una vida abundante (Jn 10:10), vida que fue truncada en el Huerto del Edén. Allí quedó nuestra felicidad, nuestra plenitud, nuestra paz y nuestra comunión íntima. Todos los intentos por obtener por nuestros propios medios lo que allí perdimos son imposibles, salvo que aceptemos y regresemos al diseño original de Dios.

No es fácil volverse atrás y nadar en contra de la corriente para regresar al Jardín. El camino es largo y pedregoso, y lleno de abrojos y espinos. Pero existe un Buen Pastor que su vida da por las ovejas, y que promete guiarnos, infundirnos aliento y acompañarnos en la travesía hasta llevarnos a los lugares de delicados pastos en donde nos hará descansar. Te invitamos como Mujer Radiante y Maestra del Bien, a seguirle y abrazar su diseño para ti. ¡El viaje vale la pena!

**********************

Portada Dev VioletaGuerra

Un devocionario que te ayudará cada día a refrescar tu alma, afirmar tu corazón y descubrir los valores sublimes y bíblicos de ser mujer.

Violeta le quiere obsequiar a dos lectoras una copia digital de su libro devocional Maestras del Bien. ¿Cómo te puedes ganar una copia? Comparte este enlace y déjale un comentario a Violeta en esta página. El viernes 4 de Septiembre estaré seleccionando dos ganadoras que serán anunciadas por Facebook. 

El libro lo puedes obtener en: http://goo.gl/MIGQAh

 

 

**********************

VioletaGuerraWeb Size

Nacida en Santo Domingo, República Dominicana, Violeta Guerra es una escritora, autora y conferencista de mujeres. Es además la fundadora y presidenta del ministerio Maestras del Bien, que tiene como objetivo principal “rescatar los valores bíblicos de la mujer” (Tito 2:3) mediante la sana y correcta exposición de la Palabra de Dios.

Desde el año 1992 reside en la ciudad de Miami, Florida donde sirve activamente en su iglesia local y desde donde preside el ministerio Maestras del Bien.

Mujeres Que Inspiran

Mujeres que Inspiran: Wendy Bello

August 28, 2015
Pin It

Wendy Bello

 

Wendy Bello es una autora, escritora, conferencista de mujeres y bloguera de origen Cubano residiendo en la ciudad de Miami, Florida por más de 14 años. Es casada con el amor de su vida, Abel, con quien tiene dos hermosos hijos de 12 y 8 años.

Wendy empezó a escribir desde niña, cosa que luego lo dejó por muchos años hasta que de nuevo un día sintió el llamado de Dios a continuar por ese camino producto del cual nació su blog: WendyBelloBlog.com (www.wendybelloblog.com)

Aunque cautivada por las letras y los libros su verdadera pasión está en descubrir y compartir el diseño divino de Dios para la vida cotidiana de la mujer que lucha con montones de ropa sucia, listas interminables de cosas por hacer, deberes escolares, y el deseo de vivir una vida plena y abundante.

Wendy es una mujer apasionada por compartir la Palabra de Dios y como cualquiera de nosotras tiene días alegres y otros no tanto. Al igual que tu y yo, lucha con los quehaceres de la casa, la crianza de sus hijos, ser una esposa idónea y una sierva fiel al Señor. Ella lee cuentos, seca lágrimas y trata de seguir aprendiendo, con equivocaciones y todo, para cumplir con la misión que Dios ha puesto en sus manos.

Ella publica sus artículos en varias páginas web como con diseño divino para Bibliavida.comEl versículo del día, Dulce Fragancia y Crosswalk.com. La puedes visitar en su casa virtual: www.wendybelloblog.com y también ser parte de su comunidad de Facebook en wendybelloblog.

Wendy Bello es una mujer que inspira con su entrega como madre, esposa y con su fidelidad al Señor.

Publicada con permiso de “Wendy Bello.”

Carácter, Feature, Mujer Virtuosa

¡La lengua!

August 24, 2015
Es difícil controlar nuestra lengua, lo
Pin It

Por Wendy Bello

Mi esposo y yo habíamos hecho varios planes para ese día, pero como dice el refrán, se volvieron sal y agua. En honor a la verdad, no me duele tanto que nuestros planes se desvanecieran como el haber perdido la batalla…una vez más. Por supuesto, el enemigo de nuestras almas no perdió tiempo en recordarme mi derrota. ¿Qué batalla?, dirás tú, la batalla conmigo misma y con mi lengua. El haber dicho cosas de las que luego me arrepentí.

Mucho se habla sobre si las mujeres pronunciamos más palabras que los hombres en un mismo día, y las estadísticas van desde el doble hasta tres veces más, pero no acaban de ponerse de acuerdo. En base a las mujeres que conozco, incluyéndome yo, coincido en que sí, normalmente hablamos más. Sin embargo, necesitamos aprender que la mujer sabia mide sus palabras, es decir, sabe cuándo hablar y cuándo no. Veamos qué dice Proverbios al respecto.

“El que mucho habla, mucho yerra; el que es sabio refrena su lengua” (10:19, cursivas de la autora).

No siempre he sido sabia en este aspecto. Más veces de las que quisiera recordar o admitir he hablado de más o cuando no debía. Unos días después del mencionado incidente con mi esposo, Dios hizo que me “encontrara” con estas palabras en el Salmo 141: “Señor, ponme en la boca un centinela; un guardia a la puerta de mis labios. No permitas que mi corazón se incline a la maldad, ni que sea yo cómplice de iniquidades…” (v. 3 y 4).

Las releí varias veces y pensé cuán bien entendía a David, el autor. ¡Yo también necesito un centinela, un guardia que me selle los labios y no me deje abrirlos cuando no deba! Lamentablemente, esto no es posible en el sentido literal de la frase. La única que puede hacer la función de centinela en este caso soy yo misma. O tú, si es que también tienes esta lucha. Por eso es mejor medir, sopesar las palabras antes de que salgan.

Si mi esposo hizo algo que me molestó, la reacción acalorada del momento pudiera producir palabras de las que después posiblemente me tenga que arrepentir… ¡por experiencia lo digo! Más vale refrenarme. Si estoy muy enojada con uno de mis hijos, es probable que las palabras que diga en ese momento no sean muy sabias. Es mejor dejarlo para después, cuando esté más calmada.

Creo que uno de los momentos en que más me ha confrontado el Espíritu Santo al estudiar la Biblia fue un día mientras leía Santiago, célebre ya por el asunto de la lengua:

“Si afirmas ser religioso pero no controlas tu lengua, te engañas a ti mismo y tu religión no vale nada.” (1:26, cursivas de la autora)

Me quedé así como quizá estés tú ahora, sin habla. ¡Hasta qué punto valora Dios nuestro hablar! No podemos tomar a la ligera las advertencias de su Palabra. Dios toma muy en serio lo de refrenar nuestra lengua. No es cosa de juego ir por la vida diciendo todo lo que pensamos sin sopesar las consecuencias y dando rienda suelta a nuestra lengua; pero como vivimos en una sociedad que no sabe refrenarse, en ningún sentido, nos cuesta mucho. Creemos que la libertad de expresión lo justifica todo. Sin embargo, en pocas palabras, el Señor nos dice por medio de Santiago que de nada vale todo lo demás que hagamos, a nombre de ser cristianas, si no ponemos freno a este músculo pequeño al que llamamos lengua.

Es crucial que escojamos sabiduría al hablar. ¿Cómo? Siguiendo el principio que nos da otro proverbio: “Como naranjas de oro con incrustaciones de plata son las palabras dichas a tiempo” (Proverbios 25:11, NVI, cursivas de la autora). Estemos atentas a la oportunidad y pidámosle a Dios que nos enseñe a hablar a tiempo, en el momento idóneo…o a callar. El pastor de la iglesia donde crecí siempre decía: “Nunca me he tenido que arrepentir de lo que no he dicho”. ¡Qué palabras tan sabias!

No siempre podemos decir todo lo que pensamos… o como lo pensamos. Necesitamos aprender a pensar antes de hablar. ¿Qué hacer entonces? Tenemos que entrenar nuestras mentes para que se detengan antes de hablar. El cerebro es un músculo, y como todo músculo necesita ejercicios para dar su máximo potencial. En este caso en particular algo que me ayuda es hacerme las preguntas siguientes:

¿Mis palabras son necesarias?

¿Van a beneficiar o perjudicar?

¿Podría expresarlo de otra manera, con amor y sin herir?

La Palabra de Dios nos exhorta a decir siempre la verdad. De modo que no se trata de que “adornemos” las cosas o que no seamos sinceras. Es cuestión de medir lo que digo y revestirlo de amor.

Es difícil controlar nuestra lengua, lo sé. Me gustaría poder decir que lo hago cada vez que abro la boca, pero estaría mintiéndote. Sin embargo, no es un imposible. Dios nos ha dado la capacidad. El dominio propio es parte del fruto del Espíritu Santo en la vida del creyente. Así que es cuestión de decisión. Digamos como el apóstol Pablo que, aunque no lo hemos logrado, proseguimos a la meta.

{Esta lectura es un fragmento de “Una mujer sabia”}

Cubierta UMS

Enlace al libro: http://amzn.to/1hB1jms

Wendy le quere obsequiar una copia a dos lectoras. ¿Cómo te puedes ganar una copia? Comparte este enlace y déjale un comentario a Wendy en esta página. El viernes 28 de Agosto estaré seleccionando dos ganadoras. 

Wendy Bello

Wendy Bello es de origen cubano pero vive en la Florida con su esposo de hace ya 20 años y sus dos hijos.

Desde pequeña se sintió cautivada por las letras y los libros, pero su verdadera pasión está en descubrir el diseño divino de Dios para la vida cotidiana de cualquier mujer que lucha con montones de ropa sucia, listas interminables de cosas por hacer, deberes escolares, y el deseo de vivir una vida plena y abundante.

Wendy publica sus artículos en varias páginas web como BibliaVida.com, Crosswalk.com y El versículo del día.

La puedes visitar en su casa virtual: wendybello.com y también ser parte de la comunidad de Facebook en wendybelloblog.

Feature, Niños, Para Madres

¿Quien me dijo que para ser una buena madre tenía que tener hijos perfectos?

August 22, 2015
Mi éi
Pin It

Desde que me di cuenta que iba a ser madre, la alegría y emoción me impulsó a aprender y leer todo lo que podía sobre crianza, hijos, familia, etc. Yo misma crecí en un hogar seguro, lleno de amor y aceptación, y más importante, lleno de temor a Dios. Con esta pauta, yo estaba entusiasmada y optimista sobre mi rol como madre.

Todavía no sé qué sucedió.
Pero mi plan de ser una madre excepcional se comenzó a desvanecer cuando mis hijos comenzaron a crecer. Definitivamente, mis intenciones estaban muy lejos de tratar mal a mis hijos por mis propias frustraciones como madre. Pero en algún punto, entré en un ciclo vicioso de reaccionar mal ante las pequeñas infracciones de mis hijos, lo cual causaba que ellos se asustarán y provocaba malas actitudes en ellos, lo cual me provocaba más a mí, lo cual causaba que se portarán peor, lo cual causaba que me provocaran más……..y la historia, tristemente, seguía viciosamente así.
Claro, teníamos muchos buenos días. Ellos son muy divertidos y por supuesto que los disfrutaba. Yo me esforzaba bastante en compartirle sobre Dios y Su Palabra. Ellos absorbían mucho y en efecto miraba fruto en ellos. Verlos crecer no solo físicamente, sino emocional y espiritualmente era de gran ánimo para mí. Yo misma me seguía capacitando en cómo ser buena madre. Constantemente era confrontada por libros que leía o cursos que tomaba de este tema. Esto me ayudó enormemente, de hecho, tal vez fue lo que Dios usó para no perder mi cabeza por completo. Éstos me ayudaban mucho, me amonestaban y conmovían mi corazón, pero solo era cuestión que mis hijos tocaran ciertos botones para provocarme, y salía el monstruo en mi. Esto me daba mucho, mucho miedo. A ellos también. A mi esposo también.
Yo me encontraba preguntándome muy a menudo, ‘¿¿¿Cuándo van a aprender???’ o ‘¿¿¿Nunca van a cambiar???’
Tampoco sé que sucedió.
Quizás fueron tanto las oraciones mías como las de mi esposo, pero ya teniendo 4 hijos, Dios comenzó a llevarme por una trayectoria larga pero muy pautada para enseñarme cuál era el problema con la crianza de mis hijos:
YO
Yo y una idea errónea que tenía en mi cabeza: que mi éxito o fracaso como madre y como persona se medía en el comportamiento de mis hijos.
¡Falso! Descubrir esta mentira fue el comienzo de una maravillosa libertad mental que tanto necesitaba. Yo estaba tan preocupada por mi YO, que me había olvidado del verdadero objetivo: Criar y entrenar hijos temerosos de Dios, que amaran y sirvieran al prójimo.

¿La verdad? Mi éxito o fracaso como madre y persona se mide en cómo reacciono al comportamiento de mis hijos.

Enojada. Impaciente. Furiosa. Desesperada. Frustrada. Decepcionada. Fría.

¡Ouch! Estaba muy fracasada, lo admito con vergüenza. ¡Pero la verdad nos hace libres! Prefiero vivir en verdad y libertad que con mentiras y fracaso. Hoy con mis 5 hijos, disfrutamos nuestros días al máximo. Ellos tiene una mamá que no está preocupada por si está siendo buena madre o no, sino que está mayormente preocupada por sus corazoncitos, sus mentes y su bienestar espiritual.

Cariñosa. Gentil. Paciente. Dulce. Interesada. Alegre. Sonriente. Entusiasmada. Amorosa.

Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.
Gálatas 5:22, 23

Familia

10 Años después…

June 24, 2015
Pin It

Starbucks10años

 

Acabo de salir de este Starbucks. Pasé un par de horas trabajando en diferentes proyectos de negocios familiares. He tenido todo tipo de sentimientos y emociones en las últimas horas.

Mi esposo trabajó aquí hace 10 años, este era uno de 3 trabajos que tenía. Él trabajaba de 5am hasta 6pm. Yo estaba esperando mi primera hija, y aún con todos los trabajos de mi esposo, nuestras finanzas no ajustaban para que yo dejara de trabajar y viniera a casa a cuidar de mi hija. Muchos días salíamos de la casa a las 4:30am para que él entrara a trabajar, yo me quedaba en el carro dormida, embarazada, hasta las 7am, luego tomaba el tren, cuya estación está frente a este Starbucks, para irme a mi trabajo.

Cuantas cosas han sucedido en éstos 10 años: algunas malas, otras buenas, algunas difíciles, pocas fáciles.

Si de algo hoy estamos seguros: Dios es fiel, ¡Dios es bueno!

Hoy tenemos 3 negocios propios. Ambos trabajamos en casa. Tenemos 5 hijos. Educamos a todos en el hogar. Mi esposo hace lo que ama TODOS los días. ¡Yo también! Ahora disponemos de tiempo y recursos para AYUDAR a otros. La vida NO es fácil, ¡pero si placentera! Dios nos está usando para Su Reino, ya no solo para sobrevivir la vida y pagar cuentas, sino para sobresalir en esta sociedad tan necesitada de Dios.

Le digo adiós a este Starbucks, recordando la gran trayectoria que hemos recorrido por 10 años. Definitivamente obedecer los principios de Dios nos tiene donde estamos hoy. No cambio mi vida por nada en este mundo, excepto por seguir aprendiendo y creciendo a la imagen de Cristo.

NUNCA dejes de luchar por la voluntad de Dios para tu vida!!!!! Dios tiene mucho más de lo que este mundo te ofrece!! No te confundas, escucha y sigue a Dios, la recompensa en grande.

como está escrito: “COSAS QUE OJO NO VIO, NI OIDO OYO, NI HAN ENTRADO AL CORAZON DEL HOMBRE, son LAS COSAS QUE DIOS HA PREPARADO PARA LOS QUE LO AMAN.” 
1 Corintios 2:9

Carácter, Relación con Dios

5 Cosas que recordar en los momentos difíciles

May 30, 2015
IMG_2618
Pin It

Todas hemos pasado por valles de sombra de muerte. Pero muchos de nuestros valles no son de muerte, sino de dolor, tristeza, depresión, soledad, desánimo…

Cada valle será diferente para cada persona. Pero hay ciertas cosas que si tenemos en común:

1. TODAS los enfrentamos, NO estamos solas. Tu no eres la única, otras compren tu dolor y sufrimiento.
2. Hay esperanza. Si el sol ha salido fielmente cada día desde la Creación, entonces puedes confiar en la FIDELIDAD  de Dios. 
3. Dios está contigo. Este es el momento en donde el alfarero está más cerca, metafóricamente ( Dios SIEMPRE esta cerca de ti)
4. NADA de tu sufrimiento o dolor será desperdiciado si lo depositas en manos de Dios. El tiene la capacidad y deseo de hacer algo HERMOSO de tus problemas y relajos. 
5. Si aguardas y no te rindes, tendrás un feliz final, en Cristo. 

Salmos 23

Jehová es mi pastor; nada me faltará.
En lugares de delicados pastos me hará descansar;
Junto a aguas de reposo me pastoreará.
Confortará mi alma;
Me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre.
Aunque ande en valle de sombra de muerte,
No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo;
Tu vara y tu cayado me infundirán aliento.
Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores;
Unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando.
Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida,
Y en la casa de Jehová moraré por largos días.

 

Carácter

Que hacer con una persona desanimada

April 19, 2015
IMG_2151
Pin It

Mejor comencemos por qué NO hacer…

No la apresures a salir del desánimo…muchas personas están atravesando largos desiertos, no es necesario apurar. Quizá es lo largo de la trayectoria lo que Dios usará para purificar, limpiar, dar crecimiento y muchas bendiciones en su vida.

No le compartas un sermón…la persona desanimada está en un estado frágil emocional, por lo tanto, cualquier tipo de mensaje, por muy positivo que sea, puede transmitirle a la persona que algo anda demasiado mal con ella. Este sentimiento se manifiesta como rechazo.

No la trates de motivar con frases simples…la persona desanimada se siente aun más frustrada cuando nada la logra motivar. No lo intentes.

No la evites…las personas desanimadas usualmente se sienten solas, no remates el sentimiento guardando tu distancia.

¿Está todo perdido? ¡No! ¿Hay esperanza para nuestros seres queridos que están pasando por un momento de desánimo? ¡Claro que si!

Ora, ora, ora. Quizá hay muchas cosas que deseas comunicarle a la persona desanimada. Pero espera con paciencia, no se lo digas. En vez, habla con Dios y díselo todo a él.

Se paciente y sonríe. Afirma a la persona con aceptación incondicional.

No hables mucho. Escucha. Presta tu hombro para que se apoye en ti. Escucha. Llora con la persona. Escucha.

Acompaña incondicionalmente. Cuando hay falta de esperanza, pocas cosas hacen sentido. Esto crea en la persona arranques irracionales. Acompaña a la persona, no la corrijas. Es momentáneo, y lo que importará a la larga es tu amor y aceptación, no tu corrección y regaño. Si se quiere comer una gran hamburguesa, hazlo con ella. Importante: si percibes que la persona tiene pensamientos de suicidio, o puede hacerse daño a si misma o a otra persona, busca ayuda de inmediato.

Habla verdad. Si Dios te pone en el corazón compartirle alguna promesa, hazlo. Se breve. No des tu opinión, solo entrega el mensaje.

Recuerda que somos personas tripartitas: tenemos alma, cuerpo y espíritu. No es extraño padecer desánimo ocasional en alguna de estás áreas. Dios quiere que vivas completa en Él. El te ama y te quiere ayudar. Nunca lo olvides ♥