Para Madres

Desesperada: Nos Necesitamos las unas a las Otras

febrero 6, 2013
Pin It

grupo-de-madres

Estas son mis reflexiones sobre el capítulo 2 del libro Desperate: Hope for the Mom Who Needs to Breath (Desesperada: Esperanza para la Madre que Necesita Respirar) por Sarah Mae y Sally Clarkson. Puedes obtener tu copia aquí.

“La maternidad fue diseñada para ser experimentada con otras madres, tías, abuelas y una comunidad de mujeres que comparten la carga… Recuerda, una mujer sabia es una que imita a mujeres sabias.” Sally Clarkson, Desperate: Hope for the Mothers Who Need to Breath

El diseño y plan de Dios es que las familias se multipliquen y lleven mucho fruto. Del corazón de Dios nace la idea de criar hijos que le amen, honren y sirvan.

“»Estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón.  Se las repetirás a tus hijos, y les hablarás de ellas estando en tu casa y andando por el camino, al acostarte y cuando te levantes. Las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos; las escribirás en los postes de tu casa y en tus puertas.” Deuteronomio 6:6-9

Las madres llevamos una gran responsabilidad de que los planes de Dios se realicen en la vida nuestra y de nuestros hijos. Y por eso el enemigo hará cualquier cosa para desanimarnos y ponernos tropiezo para que nuestra labor de crianza se nos haga difícil y complicada. Y una táctica que ha usado sutilmente es de aislar a las madres, a través de distintas estrategias, para que no contemos con el apoyo moral y físico de otras mujeres.

Una madre que que no tiene apoyo y ánimo de otros produce fuertes secuelas en la familia y en la sociedad. Por eso es necesario que cada una de nosotras tomemos nuestra parte en luchar para crear y ser parte de una sólida comunidad de mujeres que se sirven y ayudan mutuamente.

El enemigo difícilmente puede presidir en una comunidad fuerte de madres. Asi que no nos quedemos sentadas lamentando nuestra situación. Busquemos apoyo y brindemos apoyo. Pidámole a Dios que nos ayude ver la necesidad de otras mujeres y nos utilice para aliviar la carga de nuestras amigas. Busquemos madres más jóvenes que nosotras para ayudarlas. Entrenemos a nuestras hijas a buscar ser de bendición a otras madres. Reunámonos con otras madres de nuestra misma edad para compartir tiempo juntas. Hagámonos favores las unas a las otras y esperemos grandes bendiciones en nuestras familias a medida que nuestro ánimo es elevado por la amistad y comunión con otras madres.

Related Posts with Thumbnails

Comments

comments

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply