Carácter, Mujer Virtuosa

Dile Adiós a la Amargura – Parte 2

febrero 28, 2011
Pin It

El gran problema del ego.

A la raíz de la amargura vamos a encontrar un gran conflicto de orgullo. Por algún descuido, el enemigo ha encontrado territorio en el corazón y lo ha llenado de orgullo y egoísmo. Aquí es donde se puede comenzar a tratar este gran mal: diciéndole NO a las mentiras de Satanás.

Tú sabes más que el resto.

Te mereces lo mejor ahora. No te preocupes de crecer en madurez y paciencia.

No te preocupes por tu carácter, usa cualquier excusa para cubrir tu error.

No admires ni sigas el buen ejemplo de otros. Critícalos. Júzgalos. Asegúrate de que otros sepan el error de ellos.

Mantén distancia de las personas que tienen muchas amistades. Ni te atrevas a compartir tu amistad con los que son de influencia a otros.

Busca amistades que estén heridas y dañadas como tú, y reúnanse a contar sus penas.

Etc., etc., etc.,…

Mentiras, mentiras y más mentiras.

¡Páralo! ¡Tú lo puedes hacer! Dios quiere que lo hagas y El te ayudara a sobreponerte a los mensajes negativos del enemigo. Una de las formas más eficientes de hacerle el contraataque al enemigo es de leer, meditar y memorizar la Palabra de Dios. Escucha atentamente a lo que Dios dice, créele y prométele honrarlo. A medida que empieces a conocer el carácter de Dios, su perdón y amor por tu preciosa vida, las mentiras de Satanás desvanecerán y te empezaras a liberar de la horrible atadura de la amargura.

Busca la necesidad.

Al quitar el enfoque de ti misma y buscar concentrarte en conocer más a nuestro Padre, debes proyectar tu vida a buscar y llenar necesidades a tu alrededor. Esta es la receta más eficiente para desvestirse de amargura. Abre tus ojos al dolor que hay en el mundo. Entiende realmente las miserias que otros viven a raíz del pecado y del desconocimiento de un Salvador.  Dios te quiere usar. Usa tu tiempo y mente para prepararte y serle instrumento útil. No desperdicies oportunidades de hacer Su voluntad. Decide adoptar un estilo de vida de amor y sacrificio por amor a Su  Nombre. Y no te olvides, El te QUIERE usar,…pero no con un espíritu lleno de amargura.

Una vida transformada.

Al dejarte ser transformada por Su amor y misericordia, otros lo verán. Les llamará la atención. Se sentirán atraídos a ti. ¡Brilla tu luz por Cristo! Extiende tu mano y ayúdale a tu amiga que aun lucha con un espíritu de amargura.

Foto por More Good Foundation

Related Posts with Thumbnails

Comments

comments

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply