Carácter, Mujer Virtuosa

¡La lengua!

agosto 24, 2015
Es difícil controlar nuestra lengua, lo
Pin It

Por Wendy Bello

Mi esposo y yo habíamos hecho varios planes para ese día, pero como dice el refrán, se volvieron sal y agua. En honor a la verdad, no me duele tanto que nuestros planes se desvanecieran como el haber perdido la batalla…una vez más. Por supuesto, el enemigo de nuestras almas no perdió tiempo en recordarme mi derrota. ¿Qué batalla?, dirás tú, la batalla conmigo misma y con mi lengua. El haber dicho cosas de las que luego me arrepentí.

Mucho se habla sobre si las mujeres pronunciamos más palabras que los hombres en un mismo día, y las estadísticas van desde el doble hasta tres veces más, pero no acaban de ponerse de acuerdo. En base a las mujeres que conozco, incluyéndome yo, coincido en que sí, normalmente hablamos más. Sin embargo, necesitamos aprender que la mujer sabia mide sus palabras, es decir, sabe cuándo hablar y cuándo no. Veamos qué dice Proverbios al respecto.

“El que mucho habla, mucho yerra; el que es sabio refrena su lengua” (10:19, cursivas de la autora).

No siempre he sido sabia en este aspecto. Más veces de las que quisiera recordar o admitir he hablado de más o cuando no debía. Unos días después del mencionado incidente con mi esposo, Dios hizo que me “encontrara” con estas palabras en el Salmo 141: “Señor, ponme en la boca un centinela; un guardia a la puerta de mis labios. No permitas que mi corazón se incline a la maldad, ni que sea yo cómplice de iniquidades…” (v. 3 y 4).

Las releí varias veces y pensé cuán bien entendía a David, el autor. ¡Yo también necesito un centinela, un guardia que me selle los labios y no me deje abrirlos cuando no deba! Lamentablemente, esto no es posible en el sentido literal de la frase. La única que puede hacer la función de centinela en este caso soy yo misma. O tú, si es que también tienes esta lucha. Por eso es mejor medir, sopesar las palabras antes de que salgan.

Si mi esposo hizo algo que me molestó, la reacción acalorada del momento pudiera producir palabras de las que después posiblemente me tenga que arrepentir… ¡por experiencia lo digo! Más vale refrenarme. Si estoy muy enojada con uno de mis hijos, es probable que las palabras que diga en ese momento no sean muy sabias. Es mejor dejarlo para después, cuando esté más calmada.

Creo que uno de los momentos en que más me ha confrontado el Espíritu Santo al estudiar la Biblia fue un día mientras leía Santiago, célebre ya por el asunto de la lengua:

“Si afirmas ser religioso pero no controlas tu lengua, te engañas a ti mismo y tu religión no vale nada.” (1:26, cursivas de la autora)

Me quedé así como quizá estés tú ahora, sin habla. ¡Hasta qué punto valora Dios nuestro hablar! No podemos tomar a la ligera las advertencias de su Palabra. Dios toma muy en serio lo de refrenar nuestra lengua. No es cosa de juego ir por la vida diciendo todo lo que pensamos sin sopesar las consecuencias y dando rienda suelta a nuestra lengua; pero como vivimos en una sociedad que no sabe refrenarse, en ningún sentido, nos cuesta mucho. Creemos que la libertad de expresión lo justifica todo. Sin embargo, en pocas palabras, el Señor nos dice por medio de Santiago que de nada vale todo lo demás que hagamos, a nombre de ser cristianas, si no ponemos freno a este músculo pequeño al que llamamos lengua.

Es crucial que escojamos sabiduría al hablar. ¿Cómo? Siguiendo el principio que nos da otro proverbio: “Como naranjas de oro con incrustaciones de plata son las palabras dichas a tiempo” (Proverbios 25:11, NVI, cursivas de la autora). Estemos atentas a la oportunidad y pidámosle a Dios que nos enseñe a hablar a tiempo, en el momento idóneo…o a callar. El pastor de la iglesia donde crecí siempre decía: “Nunca me he tenido que arrepentir de lo que no he dicho”. ¡Qué palabras tan sabias!

No siempre podemos decir todo lo que pensamos… o como lo pensamos. Necesitamos aprender a pensar antes de hablar. ¿Qué hacer entonces? Tenemos que entrenar nuestras mentes para que se detengan antes de hablar. El cerebro es un músculo, y como todo músculo necesita ejercicios para dar su máximo potencial. En este caso en particular algo que me ayuda es hacerme las preguntas siguientes:

¿Mis palabras son necesarias?

¿Van a beneficiar o perjudicar?

¿Podría expresarlo de otra manera, con amor y sin herir?

La Palabra de Dios nos exhorta a decir siempre la verdad. De modo que no se trata de que “adornemos” las cosas o que no seamos sinceras. Es cuestión de medir lo que digo y revestirlo de amor.

Es difícil controlar nuestra lengua, lo sé. Me gustaría poder decir que lo hago cada vez que abro la boca, pero estaría mintiéndote. Sin embargo, no es un imposible. Dios nos ha dado la capacidad. El dominio propio es parte del fruto del Espíritu Santo en la vida del creyente. Así que es cuestión de decisión. Digamos como el apóstol Pablo que, aunque no lo hemos logrado, proseguimos a la meta.

{Esta lectura es un fragmento de “Una mujer sabia”}

Cubierta UMS

Enlace al libro: http://amzn.to/1hB1jms

Wendy le quere obsequiar una copia a dos lectoras. ¿Cómo te puedes ganar una copia? Comparte este enlace y déjale un comentario a Wendy en esta página. El viernes 28 de Agosto estaré seleccionando dos ganadoras. 

Wendy Bello

Wendy Bello es de origen cubano pero vive en la Florida con su esposo de hace ya 20 años y sus dos hijos.

Desde pequeña se sintió cautivada por las letras y los libros, pero su verdadera pasión está en descubrir el diseño divino de Dios para la vida cotidiana de cualquier mujer que lucha con montones de ropa sucia, listas interminables de cosas por hacer, deberes escolares, y el deseo de vivir una vida plena y abundante.

Wendy publica sus artículos en varias páginas web como BibliaVida.com, Crosswalk.com y El versículo del día.

La puedes visitar en su casa virtual: wendybello.com y también ser parte de la comunidad de Facebook en wendybelloblog.

Related Posts with Thumbnails

Comments

comments

You Might Also Like

10 Comments

  • Reply Gaby Valdes agosto 24, 2015 at 8:34 pm

    He seguido a Wendy desde.hace as de dos años y ha sido de gran bendición en,mi vida el recibir cada día parte de sus estudios me llena de amor y me enseña a caminar de la mano de Dios a través de Jesucristo. Wendy en otras ocasiones te lo he comentado eres de.gran bendicion en mi vida, gracias.

  • Reply Alejandra Palacios agosto 25, 2015 at 7:31 am

    Es increíble cuanto daño hace ese pequeño musculo, la lengua, pero si la logramos dominar podemos expresar las maravillas que Dios hace día a día con nosotros.
    Muchas gracias por este llamado de atención al dominio propio porque a veces dejamos que nuestras emociones desorden sin tener límites y sobre todo al hablar.

  • Reply Karla de León de Brichaux agosto 25, 2015 at 8:33 am

    Que libro más interesante!! Debemos leer y más libros que edifiquen nuestra vida!! Me gustaría ganarme este libro.. Dios les bendiga !! Saludos desde Guatemala!!

    • Reply mujerrad agosto 28, 2015 at 9:12 pm

      Felicidades Karla!! Eres una de las ganadoras!! Envíame un mensaje privado con tu correo electrónico para hcaertelo llegar smile emoticon

  • Reply Monica Luna agosto 25, 2015 at 4:11 pm

    Hola, no tengo facebook para poder compartir, pero lo hago atraves de otros medios con mis familiares y amigas.
    Gracias a Dios por sus vidas. Me llegan los articulos de Wendy a mi correo y siempre son de bendicion a mi vida, casi siempre en el momento atinado de mi vida 🙂 , que Dios le siga dando palabra para ayudarnos a recordar que sin Dios estamos perdidas, que necesitamos mas de Su sabiduria.
    Que Dios les llene de bendiciones

  • Reply maru agosto 25, 2015 at 5:28 pm

    quiero participar `por el libro

  • Reply nataly rios agosto 26, 2015 at 12:32 am

    Pensar antes de que las palabras golpeen si lo hemos hecho a mama, papa ,tios, hermanos, hijos, esposo, vecinos y gente que ni aun asi conocemos por que.nuestro caracter o mal humor no lo controlamos, si asi le digo ami esposo amado , amor perdon no debi hablar de.ese tono o esas palabras no pude controlar, aguantame ahi es que Dios esta amoldandome transformandome de tal manera que llegue hacer tu amada mujer sabia ,Dios ama el corazon triste y humillado mas no el que se enaltece ayudame a ser como Dios quiere ,y un beso y un abrazo son sus respuestas , asi queridas amigas de este blog es Dios nos responde con abrazos y palabras dulces he ahi el que nos ama y que con los brazos abiertos nos forma en mujeres radiantes ….sus palabras son dulces como la miel

  • Reply Mayra Solano León agosto 28, 2015 at 12:13 am

    Doy gracias a Dios por mujeres como ud, que toma el tiempo para encontrar los tesoros de la Palabra de Dios y los comparte para edificarnos y bendecirnos,gracias; que Dios la siga usando. Cuando encuentro un buen libro, quiero que todas las personas que amo lo lea, porque si me bendice a mí, sé que lo va a hacer con otras personas, estoy sergura que, Una Mujer Sabia es y será de mucha bendición.

  • Reply maru agosto 28, 2015 at 7:05 pm

    Quiero participar

  • Reply Cristiana agosto 28, 2015 at 9:07 pm

    Hola! Dios les bendiga. Desde que leí un poco de lo que trata el libro una mujer sabia, principios para vivir como Dios lo diseñó. Me pareció un libro super edificante, mucho que aprender y aplicar. Ser mujer sabia que edifica, que es apoyo, ayuda idónea. Me encantaría un ejemplar de este libro

  • Leave a Reply