La Historia de tu Vida

La puerta falsa del suicidio

mayo 19, 2016
Pin It

el suicidio es una puerta falsa que nadie debe cruzar

Por Bessy Barahona

La mayoría de las mujeres nos casamos ilusionadas y con ideas erróneas sobre el matrimonio. Yo, me casé muy ilusionada a finales del año 2000. Dos años atrás, me había divorciado, pero también había conocido al Señor, y pensaba con gran entusiasmo, ¡está vez si va a funcionar!

A los pocos meses, todo comenzó a cambiar. Las diferencias con mi esposo se volvieron insoportables, discutíamos la mayor parte del tiempo y mi hija, de mi matrimonio anterior, era testigo de nuestras peleas. Llegó un momento que no soporté las discusiones. Me encerré con llave en mi dormitorio, tomé un cuchillo deseando acabar con mi vida, pensé que nuevamente me había equivocado, que no valía la pena seguir intentándolo.

Pablo, mi esposo y mi hija, trataban desesperadamente de abrir la puerta, no recuerdo lo que me decían, no los escuchaba, tan sólo me repetía “fracasaste de nuevo”. Recuerdo a Pablo frente a mi sujetándome la mano para poder quitarme el cuchillo. Fue un momento muy doloroso y todavía mis ojos se llenan de lágrimas al recordarlo.

Con mi esposo, decidimos que no podíamos continuar de esta manera. Buscamos ayuda con uno de los pastores de nuestra Iglesia y abrimos nuestras vidas. Gracias a Dios pudimos encontrar dirección y cuidado. Seguimos los consejos que el pastor nos brindaba y nuestra relación mejoró increíblemente. Desde entonces abandoné la tonta idea de suicidarme.

Con el tiempo, he comprendido que el suicidio es una puerta falsa que nadie debe cruzar. Hace algunos años tuve una vecina que se consumía en el alcohol. Cada vez que bebía, buscaba la forma de suicidarse. Sus hijos, desesperados, venían a mi casa y me pedían que fuera a hablar con su madre. Una vez, tuve casi que resucitarla después de haberse intoxicado con bebidas alcohólicas y pastillas.

Un día logró su objetivo, se encendió en llamas con una estufa de gas. Estuvo algunos días hospitalizada, pero sus quemaduras se contaminaron y murió. Cuando pienso en ella, pienso en la gracia que Dios tuvo conmigo, yo pude haber sido ella, si la gracia de Dios no me hubiera alcanzado.

El enemigo tratará mil maneras de hacernos sentir incapaz, de hacernos sentir perdedoras. Cuando eso suceda, es momento de tomar las promesas de Dios. Juan 4:4, dice:

Hijitos, vosotros sois de Dios, y los habéis vencido;

porque mayor es el que está en vosotros, que el que está en el mundo.

No limites el poder de Dios actuando en tu vida. Si alguna vez has sentido que la depresión te ha arrastrado hacia la puerta falsa del suicidio, es momento para que busques ayuda.

2012-02-14 21.58.14

Bessy Barahona, esposa de Pablo y madre de 4 hermosos hijos; Niksi, Natalie, Jeremy y Pablito.  Asiste a la Iglesia Gran Comisión de Tegucigalpa, Honduras.  Es ama de casa. Dios le ha enseñado a través de la vida en su hogar a aprovechar todas las virtudes y talentos que El le ha dado. Ella escribe en su blog Beyas y Virtuosas.

Bessy ha abrigado en su corazón el Salmo 138:8,“Jehová cumplirá su propósito en mí; Tu misericordia, oh Jehová, es para siempre; No desampares la obra de tus manos.”

Dios tiene un propósito para cada una de nosotras, permitamos que El utilice nuestras vidas para llevarle honra y gloria

Related Posts with Thumbnails

Comments

comments

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply