Administración de Tiempo, Bebés, Ejecutiva del Hogar, Organización, Para Madres

Las Transiciones de la Vida

marzo 19, 2012
Pin It

La vida de una mujer está llena de estaciones y cambios. De niñez a juventud, luego a ser adulta. También están las otras estaciones, como la de los estudios, posiblemente una carrera fuera del hogar, el matrimonio y crianza de hijos, mudanzas de una ciudad, o país, a otro, etc.

En lo que dejamos una estación para entrar a otra, pasamos por un periodo de transición. Este momento es crítico para el éxito o fracaso de la siguiente estación.

Ahora me encuentro en una transición especial e importante. Mi hijo menor esta pasando de ser un bebé a un niño. Ya estaba acostumbrada a ser mamá de un bebé, ya tenia todas mis rutinas en orden y un estilo de vida familiar bastante agradable. Pero ahora, hay muchos cambios. Me he salido de la rutina completamente. He perdido bastante sentido de dirección. Hay días en que me siento frustrada de la poca productividad. Pero como éste es mi tercer hijo, ya he pasado por esto antes. Y me asombra como se me olvidan tan rápido las lecciones aprendidas anteriormente.

Así que he estado pensando en como enfrentar estos cambios de una mejor forma.

Hay que aprender a ser flexible. Para muchas, esta puede ser la parte mas difícil. Pero se nos puede hacer mas fácil cuando reconocemos que Dios es soberano, y aunque las cosas se nos salgan de nuestro control, Dios siempre está en control. “Dios todavía está en su trono,” es algo que me tengo que recordar a menudo.

Tambien es bueno reconocer que los cambios son buenos, y a veces lo único que tenemos que hacer es entrar en un trance de quietud, sin hacer mucho. Y esperar con paciencia a lo que el cambio trae, antes de tirarnos de lleno a ver como enfrentamos tal cambio o solucionamos los problemas. Y esto es bien difícil, pero hay mucha sabiduría en intercambiar el afán por tiempos de quietud y espera.

Hay que enfrentar cada cambio o reto con gozo. Poco provecho vamos a tener si Dios trae cambios en nuestra vida y no los aceptamos con gozo. Seamos realistas, muchas veces cuando algo ha cambiado no hay nada que podemos hacer al respecto. Pero algo que siempre está en nuestro control es nuestra actitud. ¡Seamos gozosas siempre!

Hay que buscar aprender y mejorar. En cada cambio, tenemos la oportunidad de cultivar nuestra mente y espíritu. No dejemos de crecer en carácter, cada etapa es necesaria para la siguiente. Si no buscamos enfrentar las transiciones con sabiduría, la siguiente transición se nos hará mas difícil.

Preguntemos, leamos, estudiemos y retengamos todo lo bueno. Busquemos personas que ya han pasado por la misma transición y aprendemos de ellas.

Hay que disfrutar de cada momento. No nos apresuramos para sobrevivir y sobreponernos a un cambio, ni dejemos de tomarnos el tiempo para disfrutar las bendiciones que cada transición trae.

Hay que compartir lo que aprendemos. Siempre tendremos gente al rededor que puede aprender de nosotras. ¡Busquemos bendecirlas! Si aprendiste algo en una transición, compártelo. A todas se nos hacen más fáciles los cambios y transiciones cuando alguien se toma el tiempo para darnos un poco de guía y ayuda.

La vida continúa, no nos quedemos estancadas en al alguna transición. Reconozcamos a Dios en todo y busquemos agradarle, aun en medio de cambios.

 foto por kern.justin

Related Posts with Thumbnails

Comments

comments

You Might Also Like

1 Comment

  • Reply Gaby marzo 19, 2012 at 10:23 pm

    Yo misma he pasado por esto tambien, y siempre regreso al mismo punto: la Palabra de Dios es la que me sostiene y me guia.. aun cuando me frustro y fallo, veo su gracia en mi. Gracias por compartirlo.

  • Leave a Reply