Administración de Tiempo, Ejecutiva del Hogar, Mujer Virtuosa, Relación con Dios

Mi Herramienta Preferida: mi iPod

enero 9, 2013
Pin It

Indiscutiblemente, uno de los mejores regalos que he recibido es mi iPod Nano. Mi esposo me lo regaló para mi cumpleaños hace más de 4 años, y lo he usado casi todas las semanas desde ese entonces.

Esto surgió después que en mi iglesia se compartió una serie titulada “La Batalla Por La Mente.” (Escucha los mensajes: ATACA, RECARGA y REFUERZA por Nelson Guerra). Como resultado, quedé convencida que lo que permito que entre por mi cabeza tiene efectos trascendentales. No solo para mi bienestar, sino también en mi comportamiento con los demás, y finalmente para la eternidad. Un pensamiento positivo y  poderoso es suficiente para llevarme a tomar acciones importantes. De igual forma, pensamientos malos o negativos tienen el potencial de mucho daño.

Me he dado cuenta que una de las mejores cosas que puedo hacer para mantenerme edificada y motivada es ser proactiva en decidir específicamente lo que entrará por mi mente. (Adiós radio, adiós programación de cable). Una de las mejores formas para hacerlo posible es a través de mi iPod. Primero decido qué música, mensajes y audiolibros necesito escuchar, luego los descargo y así me hago de un banquete para mi mente y corazón.

Da al sabio, y será más sabio;
Enseña al justo, y aumentará su saber.
Proverbios 9:9

Uno de los fabulosos beneficios de un MP3 es la movilidad que me permite tener. En la etapa que estoy en mi vida, realmente no cuento con momentos extendidos y no interrumpidos en los cuales me puedo quedar sentada en un sólo lugar esperando que termine algún mensaje. Con mi iPod, puedo edificar mi miente y hacer  otras cosas al mismo tiempo.

Existen todo tipo de MP3s con diferentes tamaños, colores y para todo tipo de presupuestos. Son una muy buena inversión, especialmente para la mujer ocupada que necesita estar alimentando su mente positivamente.

¿Cuándo utilizo mi iPod?

Cuando ando en mi auto sola, sin mi esposo o mis hijos

Cuando limpio la casa sin la ayuda de mis hijos (el escuchar un mensaje me ayuda a limpiar más rápido)

Cuando hago otros quehaceres del hogar

Cuando hago ejercicio (ni quiero terminar la rutina por estar entretenida escuchando)

Cuando me cuesta dormir por las noches

Cuando salgo a caminar

La poca música que tengo en mi iPod es de alabanza y adoración. El resto del espacio lo ocupan mensajes y audiolibros. Hoy en día muchas iglesias tienen a la disposición los mensajes que se predican cada domingo. Si quieres incorporar la disciplina de constantemente escuchar mensajes, te sugiero que vayas a la página de tu iglesia (si tu iglesia no tiene una, pregúntale a tus líderes qué otros mensajes te recomiendan) y descarga una serie que sabes te ayudará en tu vida espiritual. Una vez que la hayas descargado, escúchala una y otra vez, semana tras semana. Eso es lo que yo hago y he podido ver la impresión positiva que deja en mi vida.

Nota de advertencia: ten mucho cuidado con los podcasts “cristianos” que existen hoy en día. Antes de comprometerte a escuchar algún podcast en especifico, pide consejo para asegurarte que no sea algo que te desvíe de la fe.

Related Posts with Thumbnails

Comments

comments

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply