Carácter, Ejecutiva del Hogar, Mujer Virtuosa, Organización

No me quiero enojar tanto por el trabajo de la casa y tampoco me quiero quedar atrás por estar en casa.

octubre 7, 2015
IMG_4134
Pin It

Este mes estoy contestando preguntas de lectoras en vivo vía Periscope sobre la ORGANIZACIÓN de tu día, tu hogar y tu vida. Aquí hay dos preguntas muy importantes. ¡Espero te ayuden a ti también!

PREGUNTA 1

¿Como hacer para sobrevivir el día a día sin enojarme a veces hasta conmigo misma por enojarme al tener que cumplir con tantas obligaciones, y al final ver que por mas que me esforcé, no las logré todas?

Yo quisiera terminar todos mis quehaceres del día rápido, completamente y no tener que volver repetir todo el siguiente día. Pero esto no es realista.

Parte de mi rol como esposa, madre y gerente general de mi hogar también trae la bendición de tener que trabajar duro cada día. Pero esta no es mala noticia. Es un privilegio tener una familia a quien amar y servir. Tratar de mantener una casa en orden es parte de mi trabajo.

Esto me ha ayudado a mantener una mentalidad positiva y contenta con el trabajo de la casa. Cuando mi perspectiva es la correcta, mi actitud cambia (¡y me enojo menos!).

1. Ajusta tus expectativas. En una casa con otros seres humanos, es normal tener que estar arreglando y limpiando. Si tienes hijos, vas a ser probada en ésta área. Pero espera accidentes, espera malas actitudes, espera desorden. Espéralo para cuando suceda, estés lista para abordar el problema y no explotar en enojo.

2. Define tus objetivos. No, lamentablemente, no puedes hacer todos tus quehaceres en un solo día. Determina cada día qué es lo necesario que se tiene que hacer cada día. Divide tu trabajo a lo largo de la semana. Si tienes que alimentar a tu familia todos los día, pero no tienes que cambiar ropa de cama todos los días. Toma nota y escribe en un cuaderno qué cosas debes hacer cada día, cada semana y cada mes. Deja que esta guía te ayude a ver el panorama amplio del mes, y no del día.

3. Aparta tiempo exclusivo para jugar con tus hijos. Tenemos tanto que hacer, que lo más importante se nos puede pasar por desapercibido. De aquí a 5 y 10 años, tus pisos estarán aun ahí listos para que los limpies; tus hijos no estarán ahí para jugar con ellos. Dale tu atención exclusiva (junto con tu mejor actitud) a tus hijos. Respeta este tiempo en tu agenda como cualquier otra cita importante, ¡porque lo es!

4. Comienza tu día con Dios. Esto es Io más importante. Tu no puedes dar lo mejor de ti si estás vacía. Deja que Dios te llene de sabiduría – por que solo así podrás administrar bien tu hogar  – y dé fuerzas – porque necesitas ser físicamente y emociaonalmente fuerte para realizar todo lo importante de tu día. Lee tu Biblia temprano en el día. Ora. Habla con Dios y sé bien específica pidiendo ayuda con tus actividades del día. Él te quiere ayudar y llenar de sabiduría.

PREGUNTA 2

¿Cómo hacer para no sentirme frustrada por permanecer tanto tiempo en casa con los niños? Te confieso que aveces siento que todo va avanzando y yo estoy quedándome atrás.

Hazte la siguiente pregunta, ¿quién más puede ser hoy la madre de mis hijos? Medita en la implicación de la respuesta. En esta vida, muchas personas pueden llenar roles en nuestras vidas que fácilmente pueden ser reemplazados como los doctores, las amigas, las personas que nos brindan servicios, etc. Las madre no puede ser reemplazada sin que hayan grandes faltas. Solo tu puedes ser la madre para tus hijos. Sé la mejor madre posible.

No te quedes atrás. ¡Es tu responsabilidad salir adelante y seguir aprendiendo! Invierte tiempo en seguir desarrollándote personalmente. Sé determinada y sé ejemplo a tus hijos. Ellos aprenden de tu ejemplo, no de lo que les digas. Si quieres que sean personas exitosas y destacadas, tu se los tienes que mostrar con tu ejemplo.

Antes de tener hijos, yo trabajaba en una empresa muy prestigiosa aquí en Miami. Utilizaba lo último en tecnología y recibía diferente tipo de entrenamientos todos los años. Hoy puedo decir que mi avanzada preparación de hoy ni se compara a esos días. Todos los años invierto mucho tiempo y dinero en mi preparación personal. Me tengo que esforzar mucho, si. Pero este es el mejor ejemplo que lo puedo dar a mis hijos: darle prioridad a mi familia y continuar aprendiendo y preparándome, todos los días de mi vida.

Organiza tu tiempo para hacer algo que te apasiona. Dios te dio tus pasiones. También te dio tu familia. Dios nunca te dará responsabilidades conflictivas entre sí. La clave es la organización. Convérsalo con tu esposo y decidan en qué momentos tu puedes utilizar tus habilidades, dones y talentos pare serle de servicio a otros. Este es le mejor ejemplo que le puedes dar a tus hijos.

Related Posts with Thumbnails

Comments

comments

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply