Carácter, Mujer Virtuosa

¿Por qué no estás soñando?

agosto 26, 2016
Pin It

A sonar

 

EL mundo necesita personas nobles que sueñan sueños grandes. Sueños de bien. Sueños para ayudar al prójimo. Sueños para solucionar problemas. Sueños para resaltar todo lo bello que Dios nos ha dado.

¿Estás soñando? ¿O has permitiendo que las cargas del diario vivir nublen tus anhelos y aspiraciones? Detente a pensar en los sueños que has cargado por tanto tiempo. ¿Valdrá la pena seguirlos alimentando? 

Si la respuesta es afirmativa, hay una cosa que tu puedes hacer hoy: PREPÁRATE.

Dedica tiempo preparándote para realizar lo que tanto deseas. Querida amiga, es necesario usar muy cuidadosamente nuestro tiempo. Asegurándote que cada cosa que haces aporte a la preparación o realización de los sueños que Dios te ha dado. 

Desarrolles hábitos y disciplinas que van de acuerdo a una preparación mental, emocional y física hacia tus sueños, planes y proyectos. Esfuérzate, ponte metas, organízate, y luego… Emprende. ¡Sí! Emprende en toda cosa buena que Dios te llame a realizar.

Mantén tu mirada puesta en Dios, pues él es el único que conoce de lo que eres  capaz de hacer, hasta donde puedes  llegar en un día, una semana, un mes, un año. Así que, muéstrale tu sueño a Dios y él se encargará de estar contigo para lograr alcanzar el mismo.

En momentos de duda, de tormenta o de frustración, preséntale a Dios tus cargas. Pídele que te las cambie a virtudes. Cuando todo parezca  difícil, recuerda que para Dios nada es imposible y tu estás con él. Muéstrale tus cargas y cámbialas por las de Él, que son más livianas. 

Cuando tengas miedo al fracaso o temor a que tu sueño o pasión no se desarrolle de la forma planeada, recuerda que todo lo bueno requiere de mucho esfuerzo y sacrificio. Nada bueno viene fácil en la vida. Hay una tremenda oportunidad de aprendizaje y crecimiento cada vez que enfrentas retos. Y no olvides que tienes a un Dios poderoso que vence toda dificultad, incluso el miedo. No te rindas.

Adelante. Desarrolla tu pasión. Vive al máximo por tus sueños. No te des por vencida. Si no estás soñando todavía, ¡comienza!

Sigue soñando y espera que Dios haga grandes cosas en tu vida. 

Related Posts with Thumbnails

Comments

comments

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply