“Quiero Algo Diferente”

by on April 14, 2010

Pin It

 “Quiero algo diferente.”

“Quiero algo nuevo.”

“Esta rutina ya está aburrida.”

Y la frase que yo usé por un tiempo, “¿Esto es todo? ¿No se debía de poner la cosa más interesante?”

¿Te encuentras haciendo preguntas similares?

¿Te encuentras ahí? Es una fase de la vida que se asemeja a un callejón sin salida. No necesariamente significa que estas llena de problemas, pero falta algo diferente. Entusiasmo, emoción, adrenalina. Lo ves en la vida de otros. Te preguntas por qué esas cosas no te suceden a ti. Cuestionas si algún día las cosas a tu alrededor cambiarán para mejor.

La franca y triste realidad es que estos pensamientos provienen de una mentalidad egocéntrica. El momento en que nos enredamos en esta vida para estudiar o trabajar para salir adelante, dejando la prioridad de nuestro Primer Amor a un lado, hacemos el compromiso, muchas veces inconscientemente, de vivir para nosotras mismas. Una cosa lleva a la otra. Nos ocupamos. Trabajamos duro. Nos hemos puesto metas que nos presionan a salir adelante, etc. He conocido muchas mujeres que hasta alcanzan grandes logros para solo decirse a sí mismas, “Quiero algo diferente.”

No importa la edad que tengas, o en que época de la vida estés. Quiero invitarte a ver la vida de una perspectiva ligeramente diferente a la que el mundo ofrece. Tal vez no hayas crecido con estas creencias o convicciones, y hasta le parezcan extrañas a tus familiares y amigos. Aun puede ser que ya sepas esto, un día lo viviste, pero las distracciones de la vida te han hecho olvidar de lo grandioso que es vivir así.

Lo primero que tienes que hacer es cambiar la mentalidad de “quiero algo diferente” a “Dios, te quiero obedecer.” Lo más probable es que tu vida está atrapada en una rutina poco interesante por falta de OBEDIENCIA ABSOLUTA a Dios. ¿Vas a la iglesia todas las semanas? Bien. ¿Lees la Biblia casi todos los días? Bien. ¿Asistes a un grupo de crecimiento? ¡Qué bueno por ti! Pero no estoy hablando de nada de esto. Me refiero a que el propósito de tu diario vivir no sea cumplir metas personales, seguir creciendo en el Señor o tratar de vivir una vida lejos de problemas. La meta de nuestras vidas debe ser obediencia total a Dios. Todos los días. En todo. En lo pequeño. En lo grande. En lo importante. En lo insignificante. Es más, NADA de lo que hacemos para Dios es insignificante.

En el momento en que cambies tu mentalidad a una de obediencia a Dios, te vas a sentir forzada a empezar hacer cambios en tu vida. Estos cambios pueden ser pequeños, pero si eres persistente y radical en tus decisiones, veras que estos pequeños pasos van a traer gran cambio en tu vida. Vas a utilizar, poco a poco, todo lo que te caracteriza para la gloria de Dios. Vas a sentir gran satisfacción sabiendo que has hecho algo para agradar al Padre. Te vas a dar cuenta, por experiencia propia, que la vida es mucho más interesante cuando vives para otros. Dios te dará la sabiduría para entender que Él usa grandemente la fe, la disponibilidad y la humildad, muy diferente a lo que usualmente nos acapara la mente – gloria propia, orgullo y preocupación por nuestras propias ideas y proyectos.

Como resultado de vivir en obediencia a Dios, te vas a encontrar siendo parte algo bien grande, interesante y emocionante: los proyectos de Dios. 

“Pero yo creo que soy, por lo general, obediente a Dios.” Evalúate otra vez. Cuando has tomado decisiones en el pasado, ¿lo haces porque es obvio que hay que hacerlo, o porque sabes que Dios quiere que lo hagas? Ejemplos: relaciones, carrera, trabajo, estudios, servicio en la iglesia, etc. Cuando te has dado cuanta que has fallado, ¿lo tratas de arreglar de la forma más sencilla posible, o estas dispuesta a pagar un precio alto por tu ofensa? ¿Te causan molestia las instrucciones que Dios da en la Biblia? ¿Te molesta la dirección y guía de tus lideres en tu iglesia? Se honesta. Pídele a Dios que te ayude a darte un corazón obediente a Él.

Al final, te darás cuenta que lo pequeño, y aun lo grande que Dios te pide que hagas, es todo para Él, no para nosotras. Nunca mas te diras, “Quiero algo diferente”!

Foto por 阿乃

Related Posts with Thumbnails

¡Comparte con tus amigas!

Share to Google Plus
Share to MyWorld

Comments

comments

{ 2 comments… read them below or add one }

Claudia January 23, 2013 at 10:18 am

Karisa, gracias por compartir este artículo. Me parecio muy interesante y sabio y no pudo haber llegado en mejor momento.

JESSICA JIMENEZ January 23, 2013 at 12:22 pm

LO NECESITABA, GRACIAS KARISA.

Leave a Comment

Previous post:

Next post: