Carácter, Hospitalidad, Mujer Virtuosa

Una Dulce Lección

abril 20, 2011
Pin It

Hace años, un niño de 10 años  de edad se acercó al mostrador de un puesto de comida y se subió y sentó en una silla.

“¿Cuánto cuesta un banana split?” le pregunto a la que atendía.

“Cincuenta centavos.” respondió la mesera.

El pequeño metió la mano en su bolsillo para sacar monedas y las comenzó a contar cuidadosamente mientras la mesera se impacientaba. Ella tenía clientes ‘más grandes’ a quien atender.

“Bueno, ¿cuánto cuesta un helado sencillo?” pregunto el niño.

La mesera le contestó con un tono ya de irritación, “35 centavos.”

Nuevamente el pequeño comenzó a contar su dinero. “Quisiera ordenarle un helado sencillo de vainilla en un plato, ¿por favor?” Él le dio la cantidad correcta y la mesera le sirvió el helado.

Más tarde, la mesera regresó a recoger el plato que había dejado el niño. Se le hizo un nudo en la garganta al ver que le había dejado 15 centavos de propina. Ella se dio cuenta que él tenía suficiente dinero para ordenar el banana split, pero lo sacrificó para dejarle su propina.

Moraleja: Antes de juzgar, trata a otros con cortesía, dignidad y respeto.

Adaptado de Lifetime of Success por Pat Williams

Foto por  Akane86

Related Posts with Thumbnails

Comments

comments

You Might Also Like

1 Comment

  • Reply Naomi Soto abril 20, 2011 at 3:59 pm

    Touching story…a good reminder. Thanks for your blog it’s been encouraging to read!

  • Leave a Reply