Para Solteras

Amor, romance y matrimonio…para solteras – Parte 2 (Los Secretos de Un Príncipe Azul: Consejos para el matrimonio)

abril 24, 2014
Pin It

 

99807215_6299640bac_z

Parte 1 Parte 3

por Josué Sierra

Los Secretos de Un Príncipe Azul: Consejos para el matrimonio

Si le preguntas a mi esposa, estoy casi seguro de que ella te diría que si fui, y aun soy, su “príncipe azul”. Y aunque quisiera poder decirte que nuestro romance fue “fríamente calculado”, la realidad es que Dios tuvo su mano en mi vida y en la de ella, desde mucho antes que nos llegáramos a conocer.

En mi opinión, y es tan solo opinión, no creo que existe tal cosa como “una mujer destinada por Dios para mi” o “un hombre destinado para ti”. Sabemos que Dios es omnipotente y omnisciente, pero veo que El nos da la libertad para escoger. De igual manera que nos permite escoger, aceptar y entrar en una relación con Cristo, también nos permite el gozo y disfrutar del romance – de escoger entrar en una relación matrimonial con el género opuesto. Claro, debe haber sabiduría, principios Bíblicos y mucha oración de manera que Dios guie nuestro camino.

Digo esto porque creo que hay muchas mujeres y hombres que usan “la voluntad de Dios” como excusa para no discernir, o no buscar crecer en sabiduría para saber cómo tomar mejores decisiones en nuestras relaciones interpersonales.

No Te Quedes Esperando:

En mis días como soltero, conocí y observé a hermanas creyentes, con buen corazón, pero que por esperar o desear matrimonio, dejaron de pulirse o vivían en modo de “espera”. Pienso en una hermana el cual estuvo en mis oraciones. Ella, por tener como meta ser ama de casa y madre, decidió no continuar estudios universitarios. Ella era (aun es) muy inteligente y capaz. Como para mí los estudios eran importantes, y el poder tener una conversación estimulante con mi futura esposa era algo que reconocí como importante, Dios me guió en una dirección diferente, opuesta a ella.

Creo que es importante ser proactiva y continuar esmerándote en mejorar como mujer, desarrollándote como persona para estar más preparada para tu futuro esposo. Ya sea intelectualmente, en habilidades del hogar, en liderazgo en la comunidad o iglesia, y en carácter, no te quedes sentada esperando, y no digas “no” a las puertas que Dios te abra por estar esperando a tu príncipe azul.

Buscar Buenos Ejemplos para Imitar:

Todos entramos al matrimonio con heridas de nuestro pasado que crea retos en el matrimonio. También, muchos venimos con malos ejemplos de lo que es ser un buen esposo o esposa. Mis padres fueron buenos padres, creyentes y siervos de Dios, con un buen matrimonio con mucho que imitar. Pero no fueron perfectos. He tenido la bendición de conocer a excelentes parejas matrimoniales que aman, sirven a Dios y son un gran ejemplo como matrimonio. Ellos en varios momentos modelaron cualidades de un buen esposo y esposa que me ayudaron a saber cómo ser mejor como esposo, y saber qué cualidades buscar en mi futura esposa.

Pienso en el ejemplo de un amigo que careció de una figura masculina en su niñez y temprana juventud. Él decidió vivir con un pastor y líder espiritual y su familia por un largo tiempo con la meta, en parte, de aprender y poder ver el ejemplo de un buen padre y una familia saludable muy de cerca. Creo que toda mujer debe considerar las áreas débiles, o heridas del pasado, o donde hace falta buenos ejemplos y buscar remediar o aprender. Si una mujer creció en hogar en donde falto algo (sea divorcio, o padres con falta de madurez, o que no conocían de Dios, etc.), es esencial que ella busque identificar como esto impacta su vida y busque ejemplos de otros hombres/padres o mujeres/madres dentro de la iglesia el cual le puedan ayudar a sanar, crecer, y aprender. Todos tenemos algo que aprender, y mientras más intencional seas durante los días de soltería, más fuerte será tu matrimonio.

No Te Quedes en Casa:

Una amiga se quejó conmigo de que no hay buenos hombres en su iglesia. Primeramente, dudo que su evaluación sean tan asertada. Pero, sea cierto o no, yo vi en mi vida el valor de viajar, ir a conferencias donde conocí a hermanas de otras iglesias, y asistir a la universidad en otra ciudad donde vi buenos ejemplos de hermanas dedicadas a Cristo. Una muy buena visión se adquiere al observar buenos ejemplos. Sirve en un ministerio. Busca viajar a otro país o ciudad en un viaje misionero. Aprende otro idioma, como el inglés, para poder comunicarte con creyentes de otras partes del mundo.

Yo llegué a conocer a mi esposa durante un semestre de estudios en un programa de liderazgo en otra ciudad. Como yo buscaba una mujer inteligente y madura que supiera conversar conmigo y que pudiera escuchar mis conversaciones, esto me presentó una oportunidad de conocer a buenas candidatas, maduras, con un corazón dedicado a Dios. Mi única advertencia—no desprecies el valor de buenos consejos de las personas que más te conocen. Cuando estás lejos de tu familia o tu iglesia, siempre hay peligro y la tentación de tomar decisiones sin buenos consejos. El viajar, buscar conocer a personas, y ser proactiva en servir no es razón o permiso para desconectarte de tu iglesia, o excusa para no buscar consejo. Se sabía.

Busca Estar Lado a Lado: 

El noviazgo moderno de nuestra cultura nos dice que la mejor manera de conocer a un hombre o una mujer es el salir a comer o una cita al cine. Lo podría ilustrar con una pareja en una mesa en un restaurante, sentados frente a frente. Pero, mi observación y lo que he aprendido, es que hay mejor visibilidad y claridad cuando miras a un hombre de lado a lado, hombro a hombro. Si quieres llegar a conocer a tu príncipe azul, y si quieres que los príncipes azules en tu iglesia puedan observar lo que Dios está haciendo en tu vida, involúcrate y se activa en servir en tu iglesia y en la comunidad, lado a lado con ellos.

Cuando una mujer sirve preparando una comida para una cena del grupo de crecimiento, se toma tiempo para vestirse apropiadamente y atractiva, demuestra su carácter al servir, platicar, y ser buena huésped, esto da oportunidad para que buenos hermanos puedan observarla. El tema no es orgullo, sino que transparencia, y la práctica abierta de los principios que Dios nos a dado.

 

 JosueSierraJosue Sierra es esposo, padre y servidor de Cristo. El es autor y profesional en mercadeo y tuvo la bendición de crecer y vivir en Honduras por más de 13 años. El reside en los Estados Unidos junto a su esposa y 4 varones. Ellos tienen 10 años de estar casados. Puedes conectarte por medio de Facebook en https://www.facebook.com/authorjosuesierra

 

 

 

arte por  TheAlieness GiselaGiardino²³

Related Posts with Thumbnails

Comments

comments

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply