Pin It

4579611880_1f65492f53_z

Hablemos sobre el sapo que murió en una olla con agua caliente. El pobre anfibio pegó un brinco y se escapó cuando lo trataron de meter en una olla con agua caliente. Entonces, ¿cómo fue que murió en esa misma olla con agua caliente? Sencillo, volvieron a poner al sapo en una olla, pero esta vez, el agua estaba con una temperatura al tiempo. En los próximos 90 minutos, el agua comenzó a calentar apenas una fracción de centígrado por minuto. Al final de la hora y media, el pobre sapo estaba muerto.

Así mismo, el pecado es capaz de ‘matarnos’ lentamente sin nosotros darnos cuenta. Si de un día a otro, alguien nos acusara de estar en error, pegaríamos un brinco defendiendo nuestra inocencia y nuestro disgusto de tal error. Pero si nos descuidamos y un día dejamos que una pequeña cosita estorbe nuestras vidas, luego permitimos otro ‘errorcito’ en nuestro andar, después ya dejamos de percibir si algo es pecado o no, entonces terminamos luchando a diario tratando de convencernos sobre nuestra inocencia, pero el pecado se ha adueñado, dejándonos entumecidos o dormidos. Estamos muertos a la verdad, a la felicidad, a la vida abundante que Dios prometio.

¿Que hacer?
No todo está perdido siempre y cuando busquemos hacer lo que Dios nos dice en su Palabra.

→Confiesa y apártate del mal. 

“El que encubre sus pecados no prosperará;
Mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia.” Prov. 28:13

“Confesaos vuestras ofensas unos a otros y orad unos por otros, para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede mucho.” 5:16

“…Entonces Jesús le dijo: … vete, y no peques más.” Juan 8:11

 →Teme a Dios. Si, Él es bueno y misericordioso, pero a nosotros nos toca temerle y obedecerle. Que Él decida cómo y cuando nos extenderá su gracia y misericordia. Él escudriña nuestros corazones y sabe cuando actuamos en ignorancia o en rebeldía y desobediencia.

“El temor de Jehová es el principio de la sabiduría,
Y el conocimiento del Santísimo es la inteligencia.” Prov. 9:10

→Presta atención y respeta a quienes Dios quiere usar para seguir trabajando en tu vida.

“Donde no hay dirección sabia, caerá el pueblo;
Mas en la multitud de consejeros hay seguridad.” Prov. 11:14

“ El que anda con sabios, sabio será…” Prov. 13:20

“…en la multitud de consejeros está la victoria.” Prov. 24:6

→Selecciona bien tus influencias.

“No erréis; las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres.” 1 Cor. 15:33

“… Mas el que se junta con necios será quebrantado.” Prov. 13:20

 «…el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo.» Fil. 1:6

fotografía por  jronaldlee

Related Posts with Thumbnails

Comments

comments

Puede que también te guste

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *