Bebés, Para Madres

Cuando nace un hijo con ‘defectos’ – Parte 2

septiembre 28, 2011
Pin It

Escrito por Kimberly Ehlers.

El día en que nació nuestro hijo comenzó con alegría y emoción. Pero terminó con nuestro mundo al revés. ¿Sobrevivirá nuestro hijo? ¿Qué clase de vida tendrá? 

Por causa de esos defectos en el corazón, mi esposo que es un hombre grande y fuerte, con su precioso bebé en sus manos impotentes, finalmente supo que tenía que poner su vida en manos de Su Padre. Esos defectos le dieron vida eterna.

Esos mismos defectos llevaron a mi hijo a la edad de 11 años de regreso a la sala de operaciones a su segunda cirugía de corazón abierto. También le llevó a hacer la fe de sus padres su propia fe. Esto es lo que me dijo después, «Yo sabía que tú y papá no me podían ayudar. Tuve que decidir si iba a confiar en Dios o no.» Caminamos en paz y confianza hacia la sala de operaciones y se acostó sobre la mesa donde él sabía que pondrían una cuchilla sobre pecho. Me pareció extraño que él tuviera que caminar hasta la sala de operaciones, pero este fue un momento muy decisivo en la vida de fe de mi hijo. Él pudo haber luchado contra lo que iba a suceder. Él pudo haber corrido, pero voluntariamente se entregó en las manos de Dios.

Ahora, a los 12 años de edad, y con un corazón sano por primera vez en su vida, las bendiciones de su gran fe y las lecciones que han cambiado nuestra vida están siendo usadas para servirlo a él y a su familia, ya que estamos ahora enfrentando el cáncer de mi madre.

Ha llorado por su abuela querida, que significa mucho para él. Sin embargo,
cuando las lágrimas se secan, confía en el Dios que le dio la fe y la salud, puede hacer lo mismo para ella. Como él dice, «Adquieres un montón de fe cuando pasas por algo como lo que he pasado.»

Ver nuestro viaje de 11 años con defectos del corazón ha fortalecido la fe de mi madre y la anima a enfrentar los siguientes 6 meses de tratamiento.

Estoy muy agradecida de que mi familia ha sido capaz de caminar por este increíble viaje de fe. Y todo es debido a algunos defectos de nacimiento.

Ahora, no estoy pidiendo que saltes de emoción por los problemas de salud de tu hijo. Pero si estas ahí, estoy segura que has sido testigo de las bendiciones que los demás no llegan a experimentar a causa de alguna enfermedad.

Por favor, comparte por lo que estás agradecida hoy con alguien mas. Y resiste pensar que no solo tener un hijo ‘sano y sin defectos’ es una bendición.

foto por Christine ™ (Formerly with the red wall.)

Kimberly ha estado felizmente casada con su mejor amigo, Randy, por más de 15 años. Juntos, educan en su hogar a su hijo de 12 años, Seth. Ella recibió su licenciatura en Impedimentos Mentales: moderado, grave y profundo de la Universidad de Northern Iowa, y enseñó Educación Especial antes de convertirse en una ama de casa – ¡su “trabajo” favorito! Kimberly es también escritora y conferencista cristiana, cuyo corazón es animar a la madre, como ella, con niños que tienen enfermedades graves

Visita su blog: www.KimberlyEhlers.com

 

Related Posts with Thumbnails

Comments

comments

You Might Also Like

1 Comment

  • Reply JESSICA JIMENEZ septiembre 11, 2012 at 9:50 pm

    JUSTO MI HIJO ACABA DE SALIR DE CIRUGÍA POR UN «DEFECTO» EN SU SISTEMA URINARIO. CIERTAMENTE TRABAJA EN NUESTRA FE. GRACIAS POR EL ARTÍCULO.

  • Leave a Reply