Para Madres

Desesperda: Las Fórmulas No Siempre Funcionan

febrero 11, 2013
Pin It

495517899_c36e5e6b78

Estas son mis reflexiones sobre el capítulo 3 del libro Desperate: Hope for the Mom Who Needs to Breath (Desesperada: Esperanza para la Madre que Necesita Respirar) por Sarah Mae y Sally Clarkson. Puedes obtener tu copia aquí.

La trayectoria de una madre cristiana está llena de muchas opciones y probabilidades en cuanto al entrenamiento y disciplina de sus hijos. Con la Palabra de Dios como fundamento, hay un sin número de principios que debemos de poner en práctica en la crianza de nuestros hijos. Por eso es importante tener un conocimiento amplio de la voluntad de Dios para la vida de nuestros hijos, y por ende, lo que podemos hacer como madres para que se lleve acabo.

Pero junto a estas grandiosas expectativas de lo que Dios hará en la vida de nuestros hijos, también están nuestras propias expectativas y las de lo demás. Generalmente, estas son acompañadas de muy buenas intenciones, pero cómo las llevamos a cabo pueden resultar fatal en la vida de nuestros hijos. 

Si hay algo que perjudica las almas y espíritus de nuestros hijos son las prácticas, hábitos y costumbres que adoptamos de otras familias sin nosotros tener base para hacerlo. He aquí las fórmulas. Unos padres garantizan que X o Y idea solucionará algún problema específico en nuestros hijos. Otros dicen estar seguros que esta y otra manera de entrenar, disciplinar, corregir, etc. es la única que funciona. Nuevamente, todo esto se comparte con las mejores intenciones, pero muy a menudo, la madre (o padre) que toman estos consejos y los aplican sin antes hacer un profundo análisis de las repercusiones en la vida de la familia, lamentablemente van hacer sufrir a sus hijos aún más, y finalmente les causará daño a ellos mismos.

¿Entonces no es bueno tomar consejos de otros en cuanto a la crianza de nuestros hijos? ¡De ninguna manera! De hecho, yo he hablado con docenas de madres, leído mucho libros y asistido a muchas conferencias de crianza de hijos. He aprendido mucho de otras madres y padres, pero no todo lo que se me aconseja lo pongo en práctica. (Mi consejo: observa quien te está dando un consejo antes de aplicarlo. Si no te gusta lo que ves en la vida de esa persona, probablemente no es la persona quien quieres que te aconseje mucho).

Una madre sabia busca intensamente a Dios con sus inquietudes de crianza de sus hijos. Muchas veces Dios le enviará ayuda y respuestas a traves de los consejos de otros, pero es responsabilidad de ella comprenderlos y saber aplicarlos correctamente. 

Dios diseñó cada familia con distintos rasgos y personalidades. No todas las fórmulas aplican a todos. De hecho, lo que funcione con un hijo, puede que no funcione con el otro. Una madre prudente estudia a sus hijos y los ama y corrige según sus necesidades. 

No dejes de pedirle ayuda al Padre Celestial con la crianza de tus hijos. Sigue Sus parámetros delineados en la Biblia y disfruta cada día a tus hijos. Ellos son una bendición de Dios acompañada de la gran responsabilidad de criarlos para Su gloria.

“Vive lo mejor que puedas dentro de los límites de tu personalidad y la de tus hijos y encontrarás gozo abundante. Ama mucho y profundamente, date a ti misma  y a tus hijos mucha gracia y perdón…La libertad te brinda contentamiento y gozo.” ~Sally Clarkson

fotografía por  bootload

Related Posts with Thumbnails

Comments

comments

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply