Adolescentes, Madre Soltera, Niños, Para Madres

El privilegio viene después de la responsabilidad

julio 11, 2011
Pin It

Desde muy pequeña, mis padres fueron bien claros con la reglas en nuestro hogar: solo después de mostrar responsabilidad podíamos ganarnos los privilegios. 

¿Qué es un privilegio?

Poder ir a jugar a la casa de los amiguitos hasta primero demostrar que se lleven bien entre hermanos en casa.

Una licencia de conducir y el permiso de usar el auto hasta que haya mostrado responsabilidad respetando los limites de velocidad y otras leyes de transito.

Una amistad especial con una persona del sexo opuesto hasta que que muestren prudencia y madurez en su conducta ante todas las personas.

Poder salir a pasear con los amigos sin antes haber cumplido con los quehaceres en el hogar.

Hay mucho peligro en quebrantar este principio. Lastimosamente algunas veces no tomamos las precauciones necesarias, y terminamos haciendo lo contrario. Cedemos a la presión de dar el privilegio sin antes ver responsabilidad. No lo hagamos. Dañamos a nuestros hijos.

No al legalismo

Pero en el proceso de inculcar responsabilidad, debemos de tener cuidado de no caer en legalismo. Por eso tenemos que poner la relación con nuestro hijo en más estima que la propia responsabilidad que le queremos enseñar. Si fracasamos en nuestra relación con nuestros hijos, cualquier otro esfuerzo fracasará. El objetivo es de ayudarle a nuestros hijos aprender responsabilidad por su propio bien y para gloria de Dios.

Consecuencias: buenas o malas

Cada acción trae consecuencias. Y cuando permitimos que nuestros hijos no forjen responsabilidad en sus vidas, pero les damos los privilegios, les hacemos un gran disfavor que les causaran mucho dolor. Nadie quiere ver a sus hijos tomar malas decisiones. Pero esto comienza con nosotros y cómo los destinamos en el área de responsabilidad. 

El éxito consiste en nuestra fidelidad en cumplir con nuestra palabra. Delineemos claramente los requisitos de cualquier privilegio. Y contra viento y marea, sometámonos a nuestra propia palabra. Solo será cuestión de tiempo, cuando empecemos a ver cambios en la vida de nuestros hijos; cambios favorables. Ellos serán los primeros en ser beneficiados de una vida de responsabilidad. Luego nosotros, los padres.

El hijo sabio alegra al padre…
Proverbios 15:20

 

En nuestra propia vida

Es un principio poderoso no solo para padres, sino para aplicarlo en nuestras propias vidas. No tomemos atajos en la vida. Caminemos por la carretera pavimentada por esfuerzo, sacrificio, justicia y verdad. Y preparémonos para un destino de bendición.

foto por AlaskaTeacher

 

 

Related Posts with Thumbnails

Comments

comments

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply