Bebés, Madre Soltera, Niños, Para Madres

Entrenamiento de niños pequeños

abril 9, 2010
Pin It

El buen entrenamiento en casa debería de eliminar casi toda necesidad de disciplina en público.

Es mas, yo nunca ando la ‘vara de corrección’ conmigo. Las varas que yo uso pertenecen en mi hogar. Creo que tengo un par en la casa de mis padres. Y si la ocasión lo amerita, en la casa de amigos de la familia, pido prestado una cuchara de madera de la cocina y con mucha prudencia busco un baño para poder corregir en privado.

El buen entrenamiento en el hogar produce niños alegres y obedientes. En público, ellos solo reflejan lo que son en casa. Si tu hijo constantemente se porta mal en público, algo no estás haciendo bien en la casa.

Yo espero absoluta obediencia de mis hijos cuando salimos. ¿Por qué? Porque le he dedicado mucho tiempo a un buen entrenamiento en casa. ¡Y resulta! Tanto ellos están felices y contentos de agradarnos con su obediencia y buena actitud, como nosotros lo estamos por su buen comprotamiento.

Un eficiente entrenamiento en casa te ayuda a ver cuáles son las áreas específicas donde hay que trabajar en la vida de ellos.

Por ejemplo, mi hija de 4 años es alegre, obediente y bien portada. Pero por alguna razón, ella usualmente rehúsa saludar a la gente. Entonces, en vez de regañarla, castigarla, o disciplinarla en público, tomo nota de la mala conducta. Cuando llego a casa me aparto con ella y le digo lo que ella hizo mal. Le explico la importancia de buenos modales que incluye saludar a las personas. Practicamos saludar. La hago repetir mi instrucción. Luego, antes de salir le recuerdo de lo que hablamos. Practicamos saludar una vez más y espero lo mejor de ella. Ha sido bonito ver como ella ha progresado en esta área. De hecho, hace poco viajamos a otro país para asistir a una conferencia. Desde muy antes le explique que íbamos a ver muchas personas y ella los iba a tener que saludar a todos. Todos los días, como por una semana, le estuve recordando de lo que iba a suceder. Aun durante la conferencia le estuve recordando de mi instrucción y de que esperábamos completa obediencia. Tuvimos éxito en un 80%. Estoy muy contenta de esto. Y me anima saber que puedo seguir trabajando en el restante 20% hasta ver completa victoria en su vida.

En las veces que falló, solo le recordé, con voz suave, que me estaba desobedeciendo y que esperaba obediencia. Nunca me avergoncé de ella ni la humillé. Creo que ese es el peor error que un padre puede hacer con sus hijos, los daña bastante. Si un niño se porta mal y resiste obedecer al padre, el único que debe tener vergüenza es el padre, pero no por el niño, sino por el evidente pobre entrenamiento que ha ocurrido en casa.

No importa cuántos hijos tengas, o las edades que tengan. Puedes lograr tener hijos sumisos, alegres y obedientes. Todos los días. Estés donde estés. Requiere de tu compromiso, una actitud de aprendizaje, paciencia, GOZO y consistencia. Todo padre ha sido dado el mejor manual para la correcta y edificante crianza de sus hijos: la Biblia.

Si crees que tienes mucho trabajo, te recomiendo que te tomes TODO EL TIEMPO NECESARIO para darle un buen entrenamiento a tu hijo en casa. Si tienes que dejar de salir para lograr esto, hazlo. ¡Vale la pena! Si trabajas y solo pasas pocas horas al día con tus hijos, haz mayor esfuerzo de sacarle provecho a cada momento que compartes con ellos. Aparta tiempo, intencionalmente, para entrenar.   No solo vas a honrar a Dios con la buena crianza de tus hijos, sino también te traerá mucha paz a tu corazón, por el resto de tus días.

Foto por Matthew Medlen

Related Posts with Thumbnails

Comments

comments

You Might Also Like

2 Comments

  • Reply Gaby abril 13, 2010 at 11:36 am

    muchas gracias justo lo q necesitaba , de animo y encouragement, 🙂

  • Reply JESSICA JIMENEZ enero 23, 2013 at 12:27 pm

    TOTALMENTE DE ACUERDO. YO DEDICO ENTRENAMIENTO EN CASA Y CIERTAMENTE NO NECESITO ANDAR CARGANDO LA VARA COMO MUCHOS.

  • Leave a Reply