Pin It

phonto-18

 

Las madres Cristianas no solo tenemos el privilegio, sino la responsabilidad de entrenar a nuestros hijos a que amen y teman a Dios desde una edad temprana, y por ende que sepan obedecer a sus padres y tener buenos modales para con todos.

Muchas veces las madres nos confundimos y pensamos que si mi hijo no se porta perfectamente bien todo el tiempo, entonces he fracasado como madre. Yo a veces caigo en esa trampa, pero es una mentira. El punto de criar hijos según los principios Bíblicos es el constante entrenamiento a que miren y vivan la vida como Dios desea.

Una madre sabia y prudente busca ayuda

No creas que la sabes todas, pero tampoco te limites en crecer y aprender si sientes que no sabes mucho. Observa como lo hacen otras madres, aprende de ellas pero ¡nunca te compares con ellas! Hazles muchas preguntas y se honesta y abierta sobre tus luchas como madre. Una buena amiga te brindará excelentes consejos llenos de ánimo, compasión y sin condenación.

Toma los consejos de otros y hazlos personales. Siempre toma en cuenta tu personalidad, la de tus hijos y tu estilo de vida familiar particular. No todos los buenos consejos aplican tal y cual son dados, pero si puedes modificar la aplicación sin sacrificar el principio. Busca a mujeres, personas que conoces y/o mujeres que comparten públicamente, que tienen una vida que admiras. Sigue su ejemplo y no tengas miedo de hacer cambios radicales, según Dios te lo vaya mostrando. Todas necesitamos crecer y aprender cada día, no te quedes estancada, ¡especialmente con la crianza de hijos! A medida que cada uno de tus hijos crece y entra en una nueva etapa, es necesario ajustar nuestra labor.

Hijos temerosos de Dios

Léeles la Biblia desde temprano. A los más grandes, enséñales a leer su propia Biblia con tu instrucción y ejemplo. Provéeles de mucha música Cristiana. No permitas que todo tu arduo trabajo se eche a perder con un torpe y tonto programa de televisión o música con letra que ensucia la mente. No dejes que los enemigos de Dios discipulen a tus hijos, se muy cautelosa, ¡es tu responsabilidad!

Hijos obedientes

Es ineludible actuar con la autoridad que Dios te ha otorgado como madre. Tu estás a cargo, no tus hijos ni sus caprichos. Con mucha paciencia, amor y cariño ¡se firme! En el momento, puede ser que tu hijo reaccione con una actitud amarga, pero a la larga, él mismo sabrá que no habrá otra forma de medir tu amor hacía él sino por tu firmeza y tu resolución de no sucumbir tu autoridad.

Hijos con buenos modales

Si no se aprende en casa, sufrirán mucho como cónyuges, padres de familia, jefes o empleados y miembros de la comunidad. Nuestros hijos tienen que aprender a tratar a las personas con amabilidad y respeto. Nada de insultar ni burlase de otros o menospreciar al prójimo y hacer acepción de personas. También tiene que aprender a tratar con amabilidad y respeto las pertenencias de otros. ¡Cuantos niños no saben hacer esto! Entrena a tus hijos para que sepan qué les pertenece a ellos y qué no. Y que sepan tratar los juguetes y pertenecíais de otros como les gustaría que otros les trataran sus cosas. Esto aplica en las casas de amigos, en las tiendas, restaurantes y otros lugares públicos. Pero todo comienza con entrenamiento en casa.

Dios desea que levantemos familias que le honran, le aman y que llevan las Buenas Nuevas. Con hijos temerosos de Dios, obedientes y con buenos modales, vamos a brillar la luz de Cristo a quienes tanto lo necesitan. ¡Ánimo madre, Dios está de tu lado!

fotografía por manuel.cifuentes

Related Posts with Thumbnails

Comments

comments

Puede que también te guste

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *