Adolescentes, Bebés, Madre Soltera, Niños, Para Madres

FACEBOOK y tus Hijos

junio 13, 2010
Pin It

Como lo he expresado anteriormente aquí, Facebook es una herramienta con mucho poder, para el bien o para el mal. Y aunque, hoy por hoy, soy partidaria y partícipe de un buen uso de Facebook, existe un grupo de personas a quienes yo no les confiaría todos los derechos y privilegios que Facebook ofrece.

¿A quiénes? A nuestros hijos pre-adolecentes (tweens) y a adolescentes (teens). Este grupo de personas todavía está desarrollando gustos, ideologías y convicciones. Y abrirle la puerta, libremente, a algo como Facebook, causaría una gran rotura en su carácter y solidez en el desarrollo de la personalidad y madurez de estas personas jóvenes. Y no estoy hablando de los jóvenes en general. Estoy hablando de TUS hijos jóvenes. Tu eres responsable del desarrollo (o falta de) del carácter de tus hijos. Tú eres responsable de criarlos a la estatura de Cristo. Tú eres responsable de que ellos puedan, temprano en su vida, discernir entre el bien y el mal. Tú eres responsable que tus hijos no vivan la vida de engaño que el enemigo constantemente y agresivamente promueve, especialmente por los medios.

¿A qué edades específicas me estoy refiriendo? Varía. Tú lo sabrás. Tú conoces a tus hijos. Algunos maduran antes que otros. Algunos son más susceptibles al engaño que otros. Y tristemente, algunos son más rebeldes que otros.

¿Qué hacer? Una buena idea es que tengas una plática profunda con tu hijo joven. Pídele que te cuente sobre su uso de Facebook. Deja que te comparta como le ha beneficiado. Ayúdale a ver si hay algo que le está afectando negativamente. Hazle entender el gran poder de esta industria. Recuérdale que muchas veces las personas detrás de fotos y nombres inocentes pueden ser un gran león rugiente, buscando a quien devorar.

Estas son unas sugerencias para el uso de Facebook de tus hijos pre-adolecentes y adolecentes:
  • Pídeles su contraseña. Esto es lo más importante que harás por tus hijos, si los amas. Si te patalean es porque algo están escondiendo. Y puede ser algo tan peligroso como el costo de la vida o la inocencia de alguien a quien tú conoces. Claro, aquí tú también tienes que mostrar juicio. No andes ‘de metido’. Asegúrales que lo haces por precaución y con prudencia.
  • Ponles como requisito ver y aprobar cada foto antes que la suban.
  • Ponles como requisito ver y aprobar cada video antes que lo suban.
  • No dejes que acepten invitaciones de ‘amigos’ sin tu consentimiento. De nuevo, la foto de una niña preciosa con un nombre común no necesariamente es ella.
  • Ocasionalmente, evalúa los enlaces (links) que ellos están compartiendo.
  • Constantemente evalúa el tipo de comunicación que otros amigos están teniendo con ellos. Hay que estar alerta a malas actitudes, malas palabras, mensajes obscenos, enlaces, fotos y videos con contenido debatible.
  • Antes que las cosas se pasen de la mano, llega a un acuerdo con ellos de lo que pasará – consequencias. Lo ideal es que estén dispuestos a tomar medidas drásticas, de ser necesario.
  • Pon límite de tiempo al uso de Facebook. ¡Se estricto!
  • Por cada X cantidad de tiempo que usen Facebook, requiéreles leer un libro entero. (Prefiero tener un hijo inteligente y con diversos intereses que un hijo popular en Facebook). Pídeles que te compartan el resumen del libro en forma oral o escrita. Esto se llama desarrollar una buena y solida habilidad de comunicación, Facebook tiende a hacer lo contrario en los jóvenes.  
  • Ayúdales a ver los peligros y riesgos, tanto como las cosas buenas que pueden hacer con Facebook.

¿Mucho control? ¡Claro que sí! Si en mi vecindario yo se que vive un asesino, un violador, un molestador de menores, un ladrón y un criminal, de ninguna manera dejaría que mis hijos jueguen afuera ¡sin mi absoluta supervisión! El ‘vecindario’ cibernético es peor que esto.  En el mundo del internet existen personas dedicadas a buscar la próxima víctima. Dejar a nuestros hijos usar esta herramienta al azar, es como que abramos todas las puertas y ventanas de nuestra casa e invitemos libremente al que quiera entrar, sin saber el gran daño que nosotros mismos estaríamos provocando.

¡Dios nos libre de experimentar la muerte espiritual, emocional o física de uno de nuestros hijos a expensas de FACEBOOK (o MySpace, o Hi5!, o Twitter, etc.)!
Foto por mauspray

Related Posts with Thumbnails

Comments

comments

You Might Also Like

2 Comments

  • Reply David Guadrón junio 15, 2010 at 1:21 pm

    Gracias Karisa por este post. Con tu permiso lo voy a utilizar en una escuela para padres de adolescentes que desarrollaré en unas semanas. Saludos a todos…

    David

  • Reply mujerrad junio 15, 2010 at 2:47 pm

    Hola David. Gracias por tu comentario.
    Claro la puedes utilizar, esta información es para divulgarla.
    Cuidate.

  • Leave a Reply