Familia, Para Madres, Para Solteras

¡Mujeres y niños primero!

julio 6, 2012
Pin It

 

El otro día salí sola con el menor de mis hijos de año y medio. Subimos el elevador y al llegar al piso que íbamos, vi que al lado estaban las gradas, que usualmente las usan personas que quieren hacer el ejercicio extra o en algún caso que el elevador esté fuera de servicio.

Lo primero que se me vino a la mente fue, “En algún caso de emergencia supongo que me iría muy mal. Se me haría imposible bajar todos esos escalones cargando a este bebé de 27 lbs. y una barriga de 7 meses de embarazo. Y peor si lo trato de hacer entre un montón de gente ansiosa por querer salir del edificio.” Esto me hizo meditar en la posibilidad de que si esto fuera a realmente ocurrir, mis hijos, el que tenia en mis brazos y el que llevo en mi vientre, pereceríamos por que casi nadie arriesgaría su vida para asistir una mujer con sus pequeños.

Pero esto no siempre ha sido así, es un fenómeno reciente, especialmente con el aumento de hombres gays o afeminados y mujeres queriendo hacer roles que le pertenecen a hombres. Todas conocemos la tragedia del Titanic en 1912. Contrario a como las películas y recuentos recientes lo han pintado, el tema y grito de esa terrible noche realmente fue, “¡Mujeres y niños primero!”

Biografías personales e historiadores nos relatan lo que verdaderamente sucedió. Los hombres de esa generación consideraban un honor poder dar sus vidas para preservar la de las mujeres y niños. Los hombres abordo el Titanic sabían que sería una gran cobardía subirse en los barcos salva vidas. Interesantemente, la gran mayor parte de los hombres esa noche comprendieron su deber. Y es correcto, el grito de la noche fue “¡Mujeres y niños primero!” Lo único que el capitán y el resto de los hombres hicieron fue vivir una realidad en la cual ellos y miles de generaciones antes que ellos habían sido entrenados a hacer: VERDADEROS Y VALIENTES CABALLEROS, cuyo principio proviene del ejemplo de Cristo mismo.

La escritora Jennie Chancey lo pone de esta manera en su artículo «Cuando Mamá Usa Botas de Combate»:

“En la fe Cristiana, el Esposo muere por su Novia (Cristo muere por su iglesia). El fuerte da su vida por el débil. Las mujeres y los niños son de gran importancia en la economía de Dios porque los niños bien criados y diligentemente entrenados son el futuro de la iglesia, la comunidad y el mundo. 

Dios le ha dado a la mujer el papel único de la maternidad. El le ha dado al hombre el trabajo de proveer y proteger la familia… No nos podemos escapar del hecho que las mujeres fueron diseñadas para tener hijos… Dios les ha dado ese precioso privilegio. Y por eso, las mujeres y los niños deben ser protegidos a toda costa para que la sociedad pueda sobrevivir…

Una sociedad que no protege a sus pequeños (y a quienes tienen a estos pequeños), es una sociedad que ha olvidado por qué existe… Estamos aquí para pasar sabiduría a generaciones que crecerán para tomar la batuta una vez que nosotros ya no estemos…”

Me vuelvo a preguntar, “Qué sucedería si algún día me encuentro con mis pequeños, lejos de mi esposo, ante la posibilidad de perder nuestras vidas y no hay caballeros valientes, listos y dispuestos a hacer el último sacrificio?”

Esto no es para difamar a los hombres en nuestras vidas o desacreditar a los pocos caballeros que quedan. Esto es para que oremos y asistamos a que se levanten hombres fuertes y valientes en la Iglesia de Cristo. Madres, tenemos grande tarea: criar varoncitos que mañana serán hombres que se enfrentarán ante decisiones difíciles. Criemos hombres de honor.

Related Posts with Thumbnails

Comments

comments

You Might Also Like

1 Comment

  • Reply Fanny julio 7, 2012 at 1:20 pm

    Excelente animo!! Debemos ensenarles a nuestros varones a ser caballeros, finos con las damas y respetuosos. Este se ensena en casa con mama y hermanas si las hay y algo que le agradezco a mi amado esposo es su ejemplo de amor hacia mi persona para que mis hijos copien su servicio hacia sus esposas y demas damas.

  • Responder a Fanny Cancel Reply