Para Madres

¡Una hija es suficiente!

mayo 10, 2014
Pin It

Screen shot 2014-05-10 at 12.40.55 PM

Por Aure Linda de Posadas

Cuando estaba soltera, le pedía a Dios me diera la oportunidad de casarme y tener una familia grande. Al principio mi deseo era tener 4 hijos;  pero, ya que no me casé tan joven, al final decidimos con mi esposo que solo íbamos a tener 2 hijos.  Seis meses después de casarnos, DIOS nos concedió el privilegio de tener una hija, una preciosa hija que llegó a iluminar nuestro hogar. Aproximadamente un año y medio después de tenerla, comenzamos a buscar nuestro segundo hijo. Y lo intentamos por casi dos años, pero nada sucedía. En ese momento busqué ayuda médica, pero los exámenes revelaron que tenía serias dificultades para embarazarme de nuevo, y que en caso de hacerlo, podía haber complicaciones que podían afectar mi propia vida. Así que la decisión era, arriesgarme e intentarlo a toda costa, o aceptar la idea de quedarme solo con una hija. Al principio fue difícil, ya que el deseo de tener otro hijo seguía intacto en mi corazón. Pero recordé un verso que dice que la voluntad de Dios es: ¡Buena, agradable y perfecta! (Romanos 12:2), así que decidí aceptar la buena voluntad de Dios en mi vida.

Y no voy a negar, que al conocer de amigas que tenían varios hijos y salían embarazadas de nuevo (muchas veces sin buscarlo), yo me preguntaba: ¿Y por qué a mí solo me diste una hija? Sin embargo, comprendí que en lugar de reclamar lo que no tenía, debía agradecer lo que tenía, pensando que hay mujeres que no pueden tener hijos, y aun así son personas alegres y agradecidas. Eso comenzó a cambiar mi forma de ver las cosas.

Ahora puedo dar testimonio de que lo mejor en toda circunstancia, es aceptar con alegría la voluntad de Dios para nuestras vidas. ¡Él sabe lo que hace y por qué lo hace! Y aunque ahora lo difícil es explicarle a mi hija por qué no tiene hermanitos, tratamos de hacerla sentir especial, diciéndole que ella es un gran regalo que Dios nos dio. Y ya que solo tiene 5 añitos, a mi esposo, a mi madre y a mí nos toca hacer el papel de “hermanitos” jugando con ella toda clase de juegos, a toda hora del día. Pero también se está convirtiendo en mi “apoyo” en el hogar, ya que a su corta edad me acompaña y me ayuda en los quehaceres de la casa.

Por eso ahora, con mucha alegría y agradecimiento puedo decir… ¡Una hija es suficiente! Ya que ella sola tiene todo el amor para darnos!

Related Posts with Thumbnails

Comments

comments

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply