Bebés, Niños, Para Madres

Una Madre Muy Ocupada

octubre 26, 2011
Pin It

El otro día escuché a una madre de 5 (edades 11-2) pedirle consejo a una mujer sabia. Su pregunta, muy razonable, era la siguiente:

“¿Cómo puedo ser una buena madre y a la vez lograr hacer todo lo que se tiene que hacer en el hogar, lavado de ropa, cocina, educación, pañales, entrenamiento a usar el baño, y las lista sigue y sigue…? Mis hijos mayores me ayudan con algunos quehaceres, pero aun así es difícil terminar todo lo que hay que hacer.”

Le respuesta de esta mujer, mayor pero piadosa, fue:

No, no puedes y no debes intentar hacerlo todo. Tienes que tener tus prioridades en orden.” Ella continúa contando de una ocasión cuando ella misma era una joven e inexperta madre.  Ella, con muy buenas intenciones, le surgió a otra madre que contratara a una joven para que le ayudara con el cuidado de los hijos, y así tendría tiempo para cumplir con los quehaceres de la casa. Su amiga con mucha gracia y sabiduría le contestó, “Prefiero contratar a alguien que me ayude con los quehaceres de la casa, para así poder pasar más tiempo con mis hijos, porque es lo que importa.”

Los niños son una mayor prioridad sobre el trabajo de la casa o cualquier otra función. El día que yo acepté esta realidad, paz inundó mi alma. ¡Por fin pude sonreír a la posibilidad de ser una madre de hijos pequeños, ser feliz y vivir en tranquilidad!

Por supuesto que no estoy promoviendo ni excusando una vida de pereza y negligencia. De lo contrario, me refiero a un balance donde se vive sabiamente de acuerdo a las prioridades – siendo mi esposo y mis hijos mi mayor prioridad en la vida.

En la práctica, cuando estoy haciendo alguna tarea en el hogar y uno de mis hijos necesita de mi atención o ayuda, inmediatamente dejo lo que estoy haciendo para atenderlos. Esto es muy fácil para mi ya que los he entrenado a que respeten cuando estoy ocupada, pero cuando se trata de una emergencia y de un momento en donde ellos realmente necesitan mi atención, ellos me lo hacen saber y sin dudarlo les doy mi atención. (Es importante recalcar que mis hijos no son el centro de mi vida, por que si lo fueran, solo los estaría dañando a ellos mismos, haciendo de ellos seres egoístas y egocentristas.) He aprendido a no desesperarme ni frustrarme por que ellos me necesiten en un momento en que yo quiero o prefiero hacer algo más. No voy a tener mayor pérdida si me retraso con la comida, la limpieza de la casa, escribir algo, hacer una llamada, etc., pero si habrá gran pérdida si no demuestro con mis acciones que mis hijos son mi prioridad sobre los otros quehaceres. 

Me gusta lo que le respondió un esposo sabio a su desesperada y confundida esposa que pretendía ‘hacerlo todo’:

“En 20 años los pisos van a estar ahí para que los limpies, pero nuestros hijos ya no estarán aquí. Así que olvídate de los pisos, y dedícale tus mejores horas a nuestros hijos.” 

foto por  tibchris

Related Posts with Thumbnails

Comments

comments

You Might Also Like

2 Comments

  • Reply debora flores noviembre 10, 2011 at 7:55 am

    atendamos ha nuestros hijos lo mejor pero que no sea nuestra motivo de angustia

  • Reply debora flores noviembre 10, 2011 at 7:58 am

    Hay que reservar tiempo para atender ha nuestros hijos de la manera que DIOS nos atiende ha nosotros en cualquier momento

  • Leave a Reply